HABLEMOS DE LECTURAS CUALES SON VUESTROS AUTORES/AS...

Publicar una respuesta


Esta pregunta es una forma de evitar inserciones automatizadas por spambots.
Emoticonos
:cry: :blackeye: :up: :loker :fire: :lol: :grin: :calceta: :pinocho: :shock: :mrgreen: :clown: :juas: :>D: :pukeright: :x :bravooo: :sun: :clap: :salute: :happy0021: :sherlock :wave: :cheerleader3 :guitarman: :bobas :up2 :door :glob :smt031 :roll: :king: :FUCK YOU: :blah :kiss :welcome :eat :bowdown2 :eusaprayrf4: :juggle :cool: :walkman :yes: :pc :pale: :jump :amen: [-X :drunk :smoke :angrywife :acomer:
Ver más emoticonos

BBCode está habilitado
[img] está habilitado
[Flash] está habilitado
[url] está habilitado
Emoticonos están habilitados

Revisión de tema
   

Expandir vista Revisión de tema: HABLEMOS DE LECTURAS CUALES SON VUESTROS AUTORES/AS...

Re: HABLEMOS DE LECTURAS CUALES SON VUESTROS AUTORES/AS...

Mensaje por Assia » Mié 04 Dic, 2019 1:09 am

A quien interese la historia, os recomiendo leer en ABC.es. (Pagina HISTORIA) algo, muy poco ecrito de '' LA REINA DIFAMADA..?'' No lo he anotado pero no tendreis dificultad en encontrarlo en la PAGINA HISTORIA DE ABC.es. Se trata de la reina Isabel II, hija de Fernando VII y madre de la Infanta Isabel, LA CHATA. Parece ser que el gran escritor espanol (1 de mis favoritos) entrevisto a Isabel II y se compadecio de esa reina que pese a toda su escandalosa vida, Perez Galdos comprendio y entendio lo mal que fue tratada esa reina que desde muy pequena, su padre la nombro reina y ella, Isabel II no sabia nada de politica.
Recuerdo 1 biografia que lei de la reina Isabel II hace muchos anos en la que decia que desde muy jovencita fue violada. Muchos que hemos leidos biografias de Alfonso XII como se su hermana, LA CHATA, sabemos que todas sus hija e hjos de la reina Isabel Ii fueron hijas/o bastardos porque se caso con 1 homosexual.

HABLEMOS DE LECTURAS CUALES SON VUESTROS AUTORES/AS...

Mensaje por Invitado » Mar 26 Nov, 2019 1:33 am

Imagen
Sally Horner, en agosto de 1948, seis semanas después de ser secuestrada. La foto fue la que se difundió en periódicos para que se avisara a la Policía. La tragedia de la niña que fue secuestrada con 11 años por un depredador sexual muestra numerosas similitudes con la obra maestra de Nabokov. ‘La auténtica Lolita’, de Sarah Weinman, reconstruye su terrible historia.


LO - L I -T A

Paralelismos entre vida y literatura.Un libro revela que Nabokov sí conoció el secuestro de casi dos años de Sally Horner, pese a que sostuviera que su novela fue pura fantasía. La historia auténtica de la cría fue mucho más cruda

MANUEL LLORENTE


ESCENARIO 1. Lolita tiene 12 años en la novela de Vladimir Nabokov. Humbert Humbert, de 42, se casa con su madre para estar cerca de la pequeña. Después de que la madre de Lolita muera accidentalmente, Humbert Humbert y Lolita viajan y duermen juntos durante meses. La novela se publicó por primera vez en Francia en 1955. En Estados Unidos, donde se desató la furia y el entusiasmo, en 1959. El libro lo acabó el 6 de diciembre de 1953, tal y como anotó en su diario: «Lolita terminada; empezó hace exactamente cinco años». 450 páginas mecanografiadas por su mujer, Véra Nabokov.

ESCENARIO 2. Sally Horner desapareció en junio de 1948 en Candem (Nueva Jersey) con un hombre que dijo llamarse Frank La Salle. Estuvieron juntos 21 meses. Sally tenía 11 años y dos meses. Murió dos años después de ser liberada. La Lolita de Nabokov también fallece cuando va a dar a luz, tras haberse escapado de Humbert Humbert.

Algunas similitudes de ambos casos están contadas en el libro La auténtica Lolita. El secuestro de Sally Horner y la novela que escandalizó al mundo (Kailas) de la periodista Sarah Weinman, publicado hace un año en Estados Unidos y ahora en España. De la novela de Nabokov se han vendido más de 60 millones de ejemplares en todo el mundo. En nuestro país, 200.000 copias por la editorial Anagrama.

Sarah Weinman indagó en expedientes judiciales, entrevistó a parientes de Sally Horner y visitó algunos de los lugares en los que vivieron la niña y Frank La Salle. Y sostiene que Nabokov es «un narrador que no es de fiar: toda la obra [Lolita] descansa sobre la creciente tensión entre lo que Humbert Humbert desea que el lector sepa y lo que éste es capaz de distinguir. Resulta demasiado fácil acabar seducido por su sofisticada narración, sus ilustrativas descripciones de la vida de EEUU alrededor de 1947 y sus observaciones acerca de la chiquilla a la que él apoda Lolita. Si uno no tiene cuidado, pierde de vista el hecho de que Humbert ha violado repetidamente a una niña de 12 años a lo largo de casi dos, y sale impune».

ESCENARIO 3. Vladimir Nabokov (San Petersburgo, Rusia, 1899-Clarens, Suiza, 1977) fue preguntado decenas de veces sobre el origen de su Lolita. En el libro Opiniones contundentes (Taurus), que recoge 22 entrevistas con el escritor y resulta una radiografía tanto personal como literaria de sus 17 novelas y 500 páginas de relatos breves (según Juan Bonilla, experto en él), dijo a la BBC en 1972: «Debe de haber sido en 1939 en París. El primer estremecimiento de inspiración en cierto modo lo provocó de manera un tanto misteriosa un relato de un periódico, creo que del Paris-Soir, acerca de un mono del zoológico de París, el cual, después de meses de haber sido adiestrado con halagos por los científicos, produjo al fin el primer dibujo al carbón trazado por un animal, y ese esbozo, reproducido en el periódico, mostraba los barrotes de la jaula de la pobre criatura».

El novelista británico Martin Amis, en un imposible salto al vacío, le contestó décadas después en La guerra contra el cliché (Anagrama): «La inspiración para escribir un libro no tiene por qué estar relacionada con el argumento de éste, pero es posible que se haya hecho excesivo hincapié en la falta de relación entre ese primer débil latido y Lolita. No se trata sólo de que Lolita fuera enjaulada y esclavizada, con ser esto muy grave. El peor delito de Humbert es haber violentado su naturaleza, haberla obligado, siendo aún niña, a pasar por los aros de la madurez femenina, con lo que insultó y degradó su esencia infantil».

Entonces, ¿no hubo ninguna referencia que le inspirara al escritor? No y sí. En esa misma entrevista, preguntado por Humbert Humbert, contestó: «Es un hombre inventado por mí, un hombre con una obsesión, y creo que muchos de mis personajes tienen obsesiones repentinas; pero nunca existió. Existió después de escribir yo el libro». Y siguió: «Mientras lo escribía, aquí y allá en los diarios leía yo toda suerte de relatos acerca de caballeros de edad que perseguían a las muchachas: una especie de coincidencia interesante, pero nada más».

ESCENARIO 4. Brian Boyd, en su monumental biografía Vladimir Nabokov (Anagrama), en la página 268 de su segundo tomo –Los años americanos–, escribe: «[Nabokov] Necesitaba aprender la jerga de las colegialas de la época, y para eso cogió autobuses y fue apuntando en su diario fragmentos de lo que oía (…) Trató de encontrar estudios recientes de las colegialas americanas, y apuntó en sus fichas todos los detalles pertinentes de trabajos como Actitudes e intereses de las niñas antes y después de la primera menstruación y La maduración sexual y el crecimiento físico de las niñas de seis a 19 años. Apuntó también noticias sobre accidentes publicadas en periódicos, sobre crímenes sexuales y asesinatos: ‘Un violador de mediana edad’ que secuestró a Sally Horner, una muchacha de 15 años de Nueva Jersey, y la mantuvo en su poder 21 meses, llevándola como ‘esclava’ por todo el país hasta que la encontraron en un motel del sur de California».

Imagen
Ficha policial de Frank La Salle. Las fotos se las tomaron en 1943, al ser condenado por haber abusado de cinco menores. Cuando Sally Horner fue liberada, él no opuso resistencia a la policía. Murió en la cárcel de arterioesclerosis el 22 de marzo de 1966. Había cumplido 16 años de condena. Estaba al punto de llegar a los 70 años.


ESCENARIO 5. Lolita también tuvo, al menos, otro antecedente, la novela corta El hechicero (Anagrama), escrita por Nabokov en París (el matrimonio embarcó rumbo a los EEUU huyendo de los nazis en 1940) pero traducida del ruso por su único hijo, Dmitri, en 1987. El protagonista también es un cuarentón, la niña también tiene 12 años.

Sarah Weinman dice en La auténtica Lolita: «Lo que Humbert Humbert le hizo a Dolores Haze es, de hecho, lo que Frank La Salle le hizo a Sally Horner en 1948». Y escribe que La Salle fue un hombre con una cicatriz que le recorría la mejilla derecha, otra marca en la garganta y una media luna tatuada en una mano. También fue canoso, delgado y con cara de halcón bajo un sombrero de fieltro. Sally robó una libreta de cinco centavos en una tienda en marzo de 1948. «Soy agente del FBI», le dijo a Sally. «Estás arrestada». La dejó marchar a cambio de que le informase y así no tendría que avisar a la madre de la fechoría desde la cárcel. Su madre, costurera, era viuda. El padre, alcohólico, se había suicidado cinco años atrás.

Se acaba el curso, Sally sacó buenas notas, siguió colaborando con la Cruz Roja juvenil, fue voluntaria en hospitales. A mediados de junio de ese 1948 (Sally acababa de cumplir 11 años) reapareció el hombre de la cicatriz. Comenta a tu madre (vino a decirla) que yo soy el padre de dos amigas tuyas del colegio que te han invitado a pasar unas vacaciones en Atlantic City. Mientras la niña lo contaba en casa a su madre, sonó el teléfono: era el hombre del sombrero y la cicatriz, «el señor Warren». En la casa hay mucho sitio, dijo a la madre. «Era una oportunidad para que Sally fuera de vacaciones. Yo no podía permitírmelas», dijo la madre (Ella Horner) semanas después. Aunque también señaló que la cría no estuvo especialmente encantada. Sally Horner había sido amenazada por el hombre del FBI «por orden del Gobierno».

14 de junio de 1948. Madre e hija fueron a la estación de autobuses de Camden. Sally subió y Ella Horner la vio sentada junto al que supuso el señor «Warren». Ni él se acercó a saludar a la madre ni ella vio que estuviera con sus hijas. Una carta, una llamada telefónica (siempre desde una cabina) tranquilizaban a la señora Horner. Incluso se dejó convencer para que Sally continuara las vacaciones (va a ver un espectáculo de hielo). Las cartas de la madre a la hija regresaron con la frase «Devolver al remitente». 31 de julio, otra carta. Se van a Baltimore, volverá a casa a finales de semana. La hermana de Sally, Susan, estaba a punto de dar a luz: ¿cómo va a estar lejos de casa ante una situación así? Ella Horner llamó a la policía. 4 de agosto: los agentes William Marter y Marshall Thompson entran en una habitación de Atlantic City vacía. La casera, la señora McCord, les dijo que allí vivieron el señor Warren y la niña, él haciendo de padre. Ni rastro de una mujer ni de otras niñas. Durante esos días, Warren trabajó en una gasolinera bajo el nombre de Frank Robinson. No recogió su última paga, ni la ropa, ni el sombrero. Tampoco una foto de Sally columpiándose ese mes de agosto (seis semanas después de salir de casa).

Peor aún, si cabe. La policía informó a la señora Horner que el señor Warren en realidad era Frank La Salle, quien seis meses antes de desaparecer su hija había salido de la cárcel donde cumplió condena por mantener relaciones sexuales con cinco niñas de edades comprendidas entre 12 y 14 años. Ocurrió en marzo de 1942. La policía de Camden vio sola a una niña a las tres de la madrugada. Horas después confesó que ese hombre, La Salle, la había obligado a mantener relaciones íntimas; y antes, que le presentara a cuatro amigas. Huyó y fue detenido un año después. Se le condenó el 22 de marzo de 1943 a dos años y medio de cárcel. El 18 de junio de 1944 se le concedió la libertad condicional. Pasó 14 meses en prisión. Acusado de cobrar un cheque falso de 110 dólares, volvió a presidio. Salió en 1948. En marzo fue cuando habló por primera vez con la niña Sally Horner.

La foto de la niña en el columpio apareció en periódicos de todo el país. El (ahora) detective Thompson siguió con el caso. Muchos dieron por muerta a la niña. Él, padre de una hija única, no. Fue tenaz. Investigó pistas que le llegaron desde Pensilvania y Filadelfia. Habló con la primera mujer de La Salle y con la segunda. Difícil encontrar a alguien que ha cambiado hasta 20 veces de nombre. La Salle también había sido líder de una banda de ladrones de coches y contrabandista.

En Baltimore, siempre según el libro de Sarah Weinman, la violación a la niña había empezado a ser habitual... a la vez que la matriculó en un colegio católico. En marzo de 1949 (llevan nueve meses juntos) se fueron de la ciudad. La Salle ha sido acusado de secuestro, lo que supone enfrentarse a entre 30 y 35 años de prisión. Fueron a un parque de caravanas de Dallas. La niña, a otro colegio católico donde logró notables y sobresalientes. En febrero de 1950, se trasladaron de Dallas hacia otro parque de caravanas, ahora de San José (California). Allí, una mujer, Ruth chuli, notó algo raro en sus vecinos, una niña y su padre. Se fue acercando a Sally hasta que confesó. Llamaron por teléfono a la madre, pero la línea estaba desconectada por falta de pago. Llamaron a la hermana de Sally. Contestó su cuñado, Al Panaro. ¿Dónde estás? Al Panaro preguntó por el detective Marshall Thompson. Fin.

Sally confirmó a un tribunal que en Baltimore Frank La Salle fue la primera vez que la forzó, que él llevaba un arma durante mucho tiempo para mantener su papel como agente del FBI.

ESCENARIO 6. El 31 de marzo de 1950, Sally volvió a ver a su madre, 21 meses después. En 1952 se graduó con matrícula de honor. Ese verano, el 15 de agosto, fue a la playa con una amiga, Carol Starts. Las dos trabajaban de camareras. Sally, que tenía ya 15 años, conoció a un apuesto Edward Baker, de 20. El día 18 tuvieron un accidente. Un coche que venía en sentido contrario los arrolló. Sally murió sin sentir nada.

El 20 de agosto, Nabokov, según Sarah Weinman, escribió unas líneas sobre la muerte de Sally Horner «en una de las 94 notas acerca de Lolita que nos han llegado. En ella se da cuenta de la muerte de Sally».

El funeral de Sally se celebró el 22 de agosto. La Salle envió un ramo de flores desde la cárcel.

    “Lolita, luz de mi vida, fuego de mis entrañas. Pecado mío, alma mía. Lo-li-ta: la punta de la lengua emprende un viaje de tres pasos paladar abajo hasta apoyarse, en el tercero, en el borde de los dientes. Lo. pi. Ta.

    Era Lo, sencillamente Lo, por la mañana, cuando estaba derecha, con su metro cuarenta y ocho de estatura, sobre un pie enfundado en un calcetín. Era Lola cuando llevaba puestos los pantalones. Era Dolly en la escuela. Era Dolores cuando firmaba. Pero en mis brazos fue siempre Lolita”.


    -Inolvidable comienzo de ‘Lolita’, la célebre novela de Nabokov.

HABLEMOS DE LECTURAS CUALES SON VUESTROS AUTORES/AS...

Mensaje por Invitado » Dom 17 Nov, 2019 2:43 am

Imagen
Nabokov, en París en 1975.


Una torre de Babel de marfil

A Nabokov le entristecía esa “degradación que el personaje de Lolita había sufrido en la imaginación del gran público”

Antonio Muñoz Molina


Al menos una entrevista forma parte de la historia de la literatura. Se la hizo Bernard Pivot a Vladímir Nabokov, en su programa de televisión, Apostrophes, en mayo de 1975, y se ha publicado ahora en un libro de prosas sueltas, Think, Write, Speak, en una edición de Anastasia Toltoy y Brian Boyd. Boyd contó la vida y los libros de Nabokov en los dos tomos de una biografía que es de las mejores que pueden leerse de un escritor. A lo largo de la conversación, Nabokov iba bebiendo una taza de té que Pivot rellenaba de vez en cuando, no sin ceremonia, con una tetera. La tetera, cuenta Boyd, estaba llena de whisky. Preguntas y respuestas fluían con una agudeza admirable, sin duda avivada por el contenido de la tetera, y también por el hecho de que Nabokov había sabido las preguntas con mucha antelación y en realidad estaba leyendo las respuestas, escritas meticulosamente a lápiz en esas fichas de cartulina que le gustaban tanto, y que en este caso quedaban mal que bien disimuladas por los libros dispuestos sobre la mesa del estudio. Leídas ahora, al cabo de tantos años, son muestras de brevedad resplandeciente de la prosa de Nabokov, animadas por un impulso de oralidad y hasta de ese humorismo esquinado que era tan suyo, y que en un momento dado le lleva a hacer una definición de lo que para él es un novelista: “Un feliz inquilino de una torre de Babel de marfil”.

Pero el corazón de la entrevista es de una seriedad absoluta, aleccionadora. Con desenvoltura algo cínica de intelectual francés, Bernard Pivot le pregunta por Lolita, “esa hija suya singular, ligeramente perversa”. La respuesta de Nabokov es tan contundente que parece que hubiera brotado de golpe en ese momento. “Lolita no es una adolescente perversa. Es una pobre niña de la que han abusado, y sus sentidos nunca se despiertan bajo las caricias del inmundo Humbert Humbert”. Pivot, un lector tan entrenado, parece haber caído en la trampa que el personaje de Humbert tiende al lector desde el arranque mismo de la novela, la de confiar en él, en su voz persuasiva y de apariencia sofisticada, en la que sin embargo hay tantas notas falsas, tantos indicios justo de lo que ese narrador quiere ocultar y no ver, hechizándonos mientras tanto con su palabrería exquisita y depravada, que envuelve la cruda realidad de los hechos. Lolita es una niña de 12 años secuestrada y violada a lo largo de mucho tiempo por un hombre mucho mayor que ella. “Es la imaginación de este sátiro triste la que convierte en criatura mágica a una niña normal americana”, le dice Nabokov a Pivot: “La nínfula no existe fuera de la mirada de maniaco de Humbert. Lolita la nínfula existe solo a través de la obsesión que destruye a H. H.”.

A Nabokov le entristecía ese persistente malentendido, esa “inepta degradación que el personaje de Lolita había sufrido en la imaginación del gran público”. Parte de la culpa la tenía el modo en que las portadas de las ediciones internacionales —y también la película de Stanley Kubrick— cambiaban su aspecto físico y su edad, convirtiéndola casi en una mujer plena. Quizás hay cosas que el cine no puede hacer. Su visibilidad literal haría intolerable lo que la novela dice y lo que sugiere, la brutalidad del sometimiento sexual de una niña por un adulto mucho más fuerte que ella, aunque no, ni de lejos, ese modelo de masculinidad entre animal y refinada que Humbert Humbert fantasea para sí mismo, y que es tan inexistente como la Lolita perversa que le gusta imaginar, no se sabe si para eludir el remordimiento o para excitarse más aún, o las dos cosas mezcladas.

Nabokov le dice a Pivot que le gusta que en sus novelas haya, detrás de la historia principal, o al fondo, otra historia indicada que en realidad es igual de importante, y que actúa como contrapunto de la primera. En el interior de una novela ha de haber al menos otra novela. Como tantos otros lectores, en una época todavía reciente en la que una especie de ceguera colectiva escondía o tergiversaba el escándalo del abuso sexual, yo creí, en mis primeras lecturas de Lolita, que estaba leyendo sobre todo la novela del enamoramiento trágico, pero en el fondo noble, de Humbert Humbert. Con el tiempo, y con la influencia de las lecturas de mujeres próximas a mí, fui prestando más atención, y fijándome en detalles que antes no había advertido, y que no pueden ser del todo evidentes, porque llegan a nosotros en la voz misma de quien no quiere que se sepan. La novela de Humbert Humbert contiene otra novela opuesta que es la de Lolita, y también la de la niña que tuvo otro nombre antes de que le fuera usurpado, Dolores Haze, y la de la mujer todavía demasiado joven y ya embarazada que vive en un paraje desolado de pobreza americana y que muere de parto bajo otro nombre que tampoco es el suyo, Dolly Schiller, o más anónimamente todavía, “Mrs. Richard F. Schiller”.

Ese final está en la segunda página del libro, y pasa inadvertido como los indicios de otras historias que son visibles y a la vez invisibles en los segundos planos de algunos cuadros antiguos. Es el final verdadero, más triste aún que el bien ostensible de Humbert Humbert. La identidad de la niña vulnerada y de la mujer joven que no ha podido sobrevivir queda tan ignorada como su tumba en un cementerio “del más remoto Noroeste”. Yo tardé varias lecturas en caer en ese detalle. La voz de Vladímir Nabokov en esa entrevista de 1975 nos sorprende porque parece una voz de ahora mismo. Tantos años después, aún quedan lectores que se las dan de agudos, y hasta de transgresores, defendiendo la presunta perversidad de Lolita, y de la propia Lolita, frente a una especie de nueva censura que quiere proscribirla. Ni una cosa ni la otra. Lolita, con todos sus extraños destellos de humor, es sobre todo una novela tristísima. Se va volviendo más triste, más empapada de sensibilidad y respeto hacia el dolor y asco hacia el abuso, cada vez que uno vuelve a leerla.

Re: HABLEMOS DE LECTURAS CUALES SON VUESTROS AUTORES/AS...

Mensaje por Assia » Sab 19 Oct, 2019 10:17 am

Perdon, se me olvido escribir el titulo de la entrevista o del articulo publicado en EL PAIS: '' 140 ANOS LASTRADOS POR LA CORRUPCION''

Re: HABLEMOS DE LECTURAS CUALES SON VUESTROS AUTORES/AS...

Mensaje por Assia » Sab 19 Oct, 2019 10:12 am

El nuevo libro del historiador ingles-hispano, Paul Preston, se titula: '' UN PUEBLO TRAICIONADO'' Segun EL PAIS, en este libro, el academico ingles habla de 140 anos de la historia de Espana desde 1874 de la restauracion de Alfonso XII hasta 2014 de Felipe Vi. Me gustaria que algun lector lo subiera ha este tema. Esta en la primera pagina, EL PAIS.

El primer libro que yo lei de este autor fue : '' FRANCO'' 1 de las buenas biografias del dictador espanol. Despues, lo escuche en 1 entrevista a la ABC.au. y no me gusto cuando dijo : '' YO SOY JUANCARLISTA...'' Sospeche que el emerito se lo habia metido en el bolsillo con tantos premios y honores como le concedio Espana por su aporte a la cultura o historia de Espana. No volvi a saber mas de Preston hasta hace 1 momento que he conectado mi ordenador a Internet para ver como va la cosa en Cataluna.
Si algun lector puede subir ese articulo o entrevista, por favor, que lo suba, creo que merece la pena de leerla.

Re: HABLEMOS DE LECTURAS CUALES SON VUESTROS AUTORES/AS...

Mensaje por Assia » Jue 17 Oct, 2019 10:56 am

Gracias Invitado por recordarnos al genio irlandes. Me pase por GOOGLE porque no recordaba el nombre de su segundo hijo. Se llamaba Vyvyan y este hijo de Oscar Wide, SI lo perdono. Es mas, cuando cayo en desgracia el genio irlandes, cambiaron de apellido su esposa y sus hijos. El mayor Cyril, hizo todo lo posible por no parecerse en nada a su padre. Cyril murio en la I GUERRA MUNDIAL, pero su hermano Vyvyan Holland (apellido que les pusieron) cuando crecio, se volvio a poner el apellido de su padre y el mismo apellido Wilde, lo conservo tambien el hijo de Vyvyan.

HABLEMOS DE LECTURAS CUALES SON VUESTROS AUTORES/AS...

Mensaje por Invitado » Jue 17 Oct, 2019 3:04 am

Imagen

33 frases de Oscar Wilde que siguen sonando rabiosamente modernas 165 años después

Un día como hoy, de 1854, nació el genio irlandés. Sus aforismos, observaciones y sentencias se puede aplicar hoy a todos los aspectos de la vida


Han pasado 165 años desde su nacimiento y 119 de su muerte, pero Oscar Wilde (Dublín, 16 de octubre de 1854 - París, 30 de noviembre de 1900) permanece como uno de los pensadores más punzantes, divertidos y contemporáneos. De ser el rey de la alta sociedad londinense a la muerte solitaria y cruel en París por amar a quien no debía, él mismo fue su mejor creación. Son especialmente famosas sus obras teatrales, pero que nadie se pierda sus artículos y relatos cortos. Incluso la transcripción del juicio que desgració su vida para siempre (fue condenado por "indecencia grave" al descubrirse su relación con Alfred Douglas) está lleno de momentos hilarantes.

Hemos recopilado algunas de frases de Wilde que son tan universales y contemporáneas que son fácilmente aplicables al aquí y el ahora: a un mundo cada vez más individualista, unos políticos cada vez más ensimismados y un futuro cada vez menos claro. Disfrute (mientras pueda).

1. “La verdad es raramente pura y nunca simple”.

2. “Perdona siempre a tus enemigos: nada les molestará más”.

3. “Los niños comienzan amando a sus padres, después de un tiempo los juzgan, y raramente, si es que nunca, los perdonan”.

4. “Todo santo tiene un pasado y todo pecador tiene un futuro”.

5.“Cuando un hombre hace algo completamente estúpido es siempre por los motivos más nobles”.

6. “No hay necesidad de separar al monarca de la mafia: toda autoridad es igualmente mala”.

7. “La vida es una cosa demasiado importante como para tomársela en serio”.

8. “No tiene enemigos, pero es enormemente despreciado por sus amigos”.

9. “Los libros que el mundo califica de inmorales son los que enfrentan al mundo a sus propias vergüenzas”.

10. “La seriedad es el único refugio de los superficiales”.

11. “¿Qué es un cínico? Es un hombre que sabe el precio de todo y el valor de nada”.

12. “No soy lo suficientemente joven como para saberlo todo”.

13. “Cualquiera puede ser bueno en el campo. No hay tentaciones allí”.

14. “Cada vez que la gente está de acuerdo conmigo siento que me estoy equivocando”.

15. “Todo el mundo que es incapaz de aprender decide enseñar”.

16. “La experiencia no es más que el nombre que damos a nuestros errores”.

17. “Las preguntas nunca son indiscretas, solo las respuestas lo son a veces”.

18. “Solo los superficiales se conocen a sí mismos”.

19. “Los amigos de verdad te apuñalan de frente”.

20. “Un caballero es alguien que nunca hiere los sentimientos de nadie de forma inintencionada”.

21. “El trabajo es la maldición de las clases bebedoras”.

22. “Uno siempre debe jugar de manera justa si tiene las cartas ganadoras”.

23. “La risa no es un mal comienzo para una amistad y, de lejos, es el mejor final para una”.

24. “Un hombre nunca es lo suficientemente cuidadoso en la elección de sus enemigos”.

25. “Cuando era joven pensaba que el dinero era lo más importante en la vida, ahora que soy mayor sé que lo es”.

26. “La sociedad existe solo como un concepto mental, en el mundo real solo existen los individuos”.

27. “Los viejos se los creen todo, los de mediana edad sospechan de todo, los jóvenes lo saben todo”.

28. “Nada es verdaderamente cierto solo porque un hombre muera por ello”.

29. “El hombre está más alejado de sí mismo cuando habla a cara descubierta. Dale una máscara y te dirá la verdad”.

30. “La educación es una cosa admirable, pero es bueno recordar cada poco tiempo que nada que realmente merezca la pena saber puede ser enseñado”.

31. “Es absurdo dividir a la gente entre buena o mala: la gente es o encantadora o tediosa”.

32. “Todo el arte es inútil”.

33. “Mientras la guerra sea considerado algo malvado, seguirá provocando fascinación. Cuando empecemos a considerarla vulgar, dejará de ser popular”.

Re: HABLEMOS DE LECTURAS CUALES SON VUESTROS AUTORES/AS...

Mensaje por Assia » Mié 16 Oct, 2019 5:31 am

En este Siglo XXI ya esta muerta o agonizando ''todas las artes'' Caminamos en este Siglo XXI como los cangrejos: '' hacia atras''

HABLEMOS DE LECTURAS CUALES SON VUESTROS AUTORES/AS...

Mensaje por Invitado » Mié 16 Oct, 2019 1:29 am

Contra la susceptibilidad

Llevamos años prestando atención y “obedeciendo” a cuantos aseguran “sentirse ofendidos” por algo. A la larga, esto nos impedirá hacer ni decir nada.

Javier Marías


LEO UNA RESEÑA y una columna de Andrés Ibáñez sobre una novela recientemente publicada aquí, El amigo, de Sigrid Nunez. Al parecer la autora es, como su protagonista, profesora de “escritura creativa” en una Universidad, y es probable que la primera le haya prestado a la segunda sus experiencias reales. Pero tanto da: al fin y al cabo Fahrenheit 451 de Bradbury era ciencia-ficción en su día y hoy casi resulta una obra costumbrista. Cuenta Ibáñez que cuenta Nunez que sus aspirantes a escritor son antojadizos, maniáticos, mimados… y tremendamente puritanos.

Consideran que los temas sexuales no deben abordarse en absoluto “porque son ofensivos”. Con este criterio, la mayor parte de la literatura universal estaría desaparecida. Se niegan a leer a Kafka y a Melville por ser “autores fracasados” (se entiende que en vida, ya que son clásicos indiscutibles desde hace muchas décadas), y a ellos sólo les interesan los de éxito. Rilke les da cien patadas y a Nabokov no lo quieren ver ni en retrato, porque “era un hombre perverso” y sólo pueden leer a escritores que sean “modelos de conducta moral” (mejor que se hubieran matriculado en una escuela de misioneros y no de literatura; pero ahí no hay dinero, claro). Han decidido que los problemas de los varones blancos “no interesan”, lo cual, como apunta Ibáñez, proscribe a Homero, Dante, Cervantes, Shakespeare… Y a Proust, Flaubert, Pushkin, Conrad, Henry James, Dickens, Hölderlin, Eliot, Faulkner y Sterne, por añadir unos cuantos más.

No sé hasta qué punto la novela de Nunez refleja lo que está pasando, pero suena verosímil, y esta frase que cita Ibáñez es creíble en su pesimismo: “Ni los estudiantes de las mejores Universidades distinguen una frase buena de una mala, a nadie en el sector editorial parece ya importarle cómo hay que escribir, la literatura está muriendo…” Para mí es exagerada la última afirmación, ya que nunca he creído que alguien pasado por un taller de escritura pudiera hacer nada de inmenso valor, y no me he equivocado hasta la fecha —hablo de mi gusto personal, claro está—. La gran literatura no suele salir de ahí.

Pero la cuestión trasciende las letras. Llevamos años prestando atención y “obedeciendo” a cuantos aseguran “sentirse ofendidos” por algo, como esos alumnos por el sexo, hasta el punto de querer desterrarlo como asunto o descripción (ya hubo un pasado con gente que se ofendía por un tobillo femenino al descubierto). Es decir, llevamos años haciendo caso a la subjetividad de cada cual, algo que, a la larga, nos impediría hacer ni decir nada. El mundo está plagado de personas quisquillosas y tiquismiquis, de finísima piel. De este otro caso no me he enterado bien, porque nada me podía interesar menos, pero al parecer varias cofradías andaluzas han montado en cólera porque se han publicado o colgado fotos de sus adoradas efigies mientras eran restauradas, y juzgaban tales imágenes “hirientes”, no me pregunten por qué. Y ha sucedido lo que sucede siempre en esta época pusilánime: las fotos se han retirado (lo que a su vez ha “ofendido” a otros) y las disculpas no se han hecho esperar. También, hace poco, un político del PP expresó su natural deseo de que los españoles ganaran a los argentinos en el Mundial de Baloncesto. Con susceptibilidad y megalomanía, la portavoz de ese partido, Cayetana Álvarez de Toledo, dio por sentado que el “xenófobo” comentario iba por ella, como si fuera la única hija de argentina existente en España, y mostrándose a la altura de la estudiante de la que oí hablar semanas atrás a Christina Hoff Sommers, feminista clásica que ahora, por rechazar los despropósitos actuales, debe ir protegida por guardaespaldas a sus charlas en las Universidades de su país. Contó que una alumna decía sufrir varias “miniviolaciones” diarias. Al preguntarle qué le había ocurrido hoy, la respuesta fue: “Un chico me ha dicho que tenía bonitas piernas”, y otros “ataques” por el estilo.

Cualquiera se puede sentir ofendido, herido o ultrajado por cualquiera y por cualquier cosa. Porque respiremos cerca, porque existamos, no digamos por una opinión contraria y por lo tanto “perturbadora”. Si hacemos caso, si nos tomamos en serio la subjetividad de cada individuo ególatra, o mojigato, o hipersensible y frágil, o directamente demente, no sólo morirá la literatura, como vaticina el personaje de Nunez, sino el cine y todas las artes, la filosofía y el pensamiento, la discrepancia y el contraste de pareceres, por supuesto la discusión y la argumentación. Hay políticos y una buena parte de la población que buscan eso, supongo que se han percatado, y no debemos dejarlos salirse con la suya si no queremos una vida uniforme y plana. Entre la ristra de “derechos” infundados y absurdos que muchos se están sacando de la manga, figura “el derecho a no sentirse ofendido”, como si los sentimientos fueran objetivables. No lo son, y en el reino de la susceptibilidad nada es factible. Es hora de que ante tantos “vejámenes” y “heridas”, dejemos de asustarnos y acobardarnos y contestemos alguna vez: “Por favor, absténganse de tonterías y ridiculeces. Así sólo vamos hacia atrás”.

Re: HABLEMOS DE LECTURAS CUALES SON VUESTROS AUTORES/AS...

Mensaje por Assia » Dom 22 Sep, 2019 12:29 am

En el ano 2013 la historiadora argentina, Maria Jose Rubio, fue galardonada por la Fundacion Compromiso con la Hispanidad. Este premio se lo otorgaron a esta historiadora argentina por su magnifica biografia sobre '' LA CHATA'' Hace 1 par de dias…? en la PAGINA HISTORIA de ABC.es, encontre 1 buen articulo que se titulaba: '' LA TRAGICA VIDA DE LA CHATA: LA PRIMERA BORBON QUERIDA HASTA POR EL MADRID REPUBLICANO'' Algo importante que decia ese articulo en ABC es. y que podeis leerlo en GOOGLE: '' LA INFANTA ISABEL, SABIA DESCENDER DE SU JERARQUIA Y SER UNICAMENTE UNA MADRILENA MAS...''
Fue por eso, por lo que conteste a Carmen Rigalt cuando comparo a la Infanta Elena con la Infanta Isabel. Mi repuesta a Carmen Rigalt me trajo algunos problemas con 1 forera registrada y con 1 forero sin registrar.Pero yo ya sabia quien habia sido la Infanta Isabel y me irrito que la Rigalt la comparara con la Infanta Elena.

HABLEMOS DE LECTURAS CUALES SON VUESTROS AUTORES/AS...

Mensaje por Invitado » Dom 15 Sep, 2019 3:03 am

El ‘Cantar de Mio Cid’ de Pérez Reverte lleno de apaches

DAVID GISTAU




EL CID de Pérez-Reverte es la reducción del personaje estatuario a la minucia de la hoguera a resguardo y la errancia. El «polvo, sudor y hierro» machadiano es explicado de tal forma que del jinete sabemos cuánto le duelen las escoceduras provocadas por el roce con la silla o cómo entumece el frío nocturno que sucede al calor atroz de la estepa castellana. Hasta añoranzas eróticas lo visitan cuando está a solas. Mastica una cecina seca de la que es fácil suponer que no hay diente que la desgarre.

El Cid del destierro es un ronin, una espada con tarifa de alquiler. La mesnada, contenida por la disciplina y por la fe ciega en quien manda –«Os estaré mirando», les dice el Cid antes de entrar en batalla, y eso basta–, parece degradarse hacia el bandidaje, como a menudo ocurre con los derrotados que permanecen juntos, aunque viene de vivir grandes hechos de los que ponen y quitan reyes. Algunos históricos, como el sitio de Zamora y el asesinato a traición de Sancho II. Otros legendarios, como probablemente lo es la Jura de Santa Gadea. Estos hechos, entreverados en el recuerdo con la suciedad cotidiana y la codicia de botín de los vagabundos en armas, concede a esa partida una dimensión histórica que hace aún más dramática su caída en desgracia y de la que carecen los centauros de John Ford a los que aludió Pérez-Reverte cuando anunció que con el Cid iba a hacer un western.

Ahí es donde surge el verdadero gran personaje de este libro: la Frontera. En concreto, la frontera del Duero, un falso limes poroso, inestable, donde los idiomas se mezclan y bastardean, donde el enemigo de un día es el aliado del siguiente, donde los cristianos también se matan entre sí a veces al servicio de una taifa y nada se corresponde con la visión maniquea de la Reconquista. Como en la Frontera americana, la vanguardia cristiana la conforman ínfimos castillos de roca que son como los fuertes de la caballería. Y granjeros, pioneros dispuestos a buscar una vida en un lugar peligroso, al que no llegan la autoridad ni la ley, y donde son trofeos de caza de las partidas de saqueadores, las aceifas.

Convertido en personaje de western, el Cid palpa boñigas para comprobar a qué distancia están los perseguidos y habla de los moros como si fueran apaches. Igual de invisibles, igual de temibles cuando se abaten sobre una granja, un villorrio o un monasterio y todo lo llenan de muerte escatológica. Aunque luego surge la pista histórica, el trasfondo. Como cuando el Cid, al reconocer el uniforme y los tatuajes de un muerto, se sorprende de ver tan al norte ya a los almorávides, las tribus rigoristas, yihadistas, que pasaron de África para aprovechar la relativa flojedad andalusí después de la fragmentación en taifas.

Más allá de su particularidad argumental, ésta es otra de esas novelas en las que Pérez-Reverte filtra sus propias heridas internas de guerra. Un ballestero de Castilla es un recurso para acordarse de un francotirador de Sarajevo. La obsesión por contar los olores, los de la muerte y los de la soldadesca, es propia de quien lleva los de la guerra adheridos a la memoria. De igual forma que parece ser el mismo enjambre de moscas el que lleva acudiendo desde hace miles de años a alimentarse de unas tripas abiertas, que son siempre las mismas tripas abiertas. Mezclados en el autor el investigador y el reportero, el resultado es un trabajo de periodista empotrado en las huestes del destierro que justifican al Cid su Cantar. Y donde los hechos preludian la apoteosis levantina de un representante de esa nobleza baja española que todo lo tenía aún por hacer y lo hacía con la espada. Y que, medio milenio después, saltó a América porque aquí se le habían acabado las fronteras.


    Imagen
    UNA NOVELA DEL OESTE
    En ‘Sidi’, Pérez-Reverte comprende las semejanzas entre dos Fronteras, la americana y la española, durante la Reconquista. Igual de inestables y de peligrosas. Partiendo de esa certeza, su Cid no es el matamoros hecho estatua de la hagiografía histórica, sino un personaje que casi podría confundirse con el Ethan Edwards de John Ford.

HABLEMOS DE LECTURAS CUALES SON VUESTROS AUTORES/AS...

Mensaje por MELBA » Jue 12 Sep, 2019 2:52 am

Otra vez me han robado el mensaje. Decia perdon: la frase completa de Ian McEwan en El Pais es: '' BORIS JOHNSON ES EDUCADO E INTELIGENTE Y SE HA CONVERTIDO EN UN TARUGO POPULISTA''

HABLEMOS DE LECTURAS CUALES SON VUESTROS AUTORES/AS...

Mensaje por MELBA » Jue 12 Sep, 2019 2:30 am

Lo intentare otra vez y esta sera la ultima que lo intente.
Decia que no se cuantos lectores de este foro han leidos los libros de Ian McEwan. Este autor era desconicido para mi hace unos anos. Hara 3 o 4 anos…? Mi hijo me dijo: '' MANANA TE VOY A LLEVAR AL CINE PARA QUE VEAS 1 GRAN PELICULA: '' ATONEMENTE'' Me gusto tanto la pelicula, que lei el libro y como siempre me pasa, me gusto mucho mas el libro que la pelicula que vi. Desde entonces, he leido varias novelas de ese autor britanico y todas me han gustado. Acabo de leer en EL PAIS que Ian McEwan ha comentado: ''BORIS JOHNSON ES EDUCADO E INTELIGENTE Y SE HA CONVERTIDO EN UN TIEMPO POPULISTA...'' Parece ser que 1 nuevo libro de Ian MacEwan acaba de ser traducido al espanol. Su titulo es: ''MAQUINA COMO YO'' Lo que me ha sorprendido de este autor es que haya hablado de politica, puede que
haya hablado de politica otras veces y yo no lo haya leido. A los amantes de la buena literatura, le recomiendo que lean ese libro porque Ian McEwan, no decepciona a sus lectores. Es 1 gran maestro escribiendo sobre injusticia y politica, pero como digo, JAMAS LE HABIA OIDO HABLAR DE POLITICA.
former Assia

HABLEMOS DE LECTURAS CUALES SON VUESTROS AUTORES/AS...

Mensaje por MELBA » Jue 12 Sep, 2019 2:13 am

Escribi 1 mensaje , se me pidio el apellido del presidente de ''este pais'' escribi: Sanchez y no se ha publicado mi mensaje porque al parecer Sanchez no sigue siendo el presisente de Espana.?

Re: HABLEMOS DE LECTURAS CUALES SON VUESTROS AUTORES/AS...

Mensaje por -Artemisa- » Jue 29 Ago, 2019 7:14 pm

yo me estoy leyendo Dime quien soy de Julia Navarro y está genial

Arriba