ECOS DE SOCIEDAD

Publicar una respuesta


Esta pregunta es una forma de evitar inserciones automatizadas por spambots.
Emoticonos
:cry: :blackeye: :up: :loker :fire: :lol: :grin: :calceta: :pinocho: :shock: :mrgreen: :clown: :juas: :>D: :pukeright: :x :bravooo: :sun: :clap: :salute: :happy0021: :sherlock :wave: :cheerleader3 :guitarman: :bobas :up2 :door :glob :smt031 :roll: :king: :FUCK YOU: :blah :kiss :welcome :eat :bowdown2 :eusaprayrf4: :juggle :cool: :walkman :yes: :pc :pale: :jump :amen: [-X :drunk :smoke :angrywife :acomer:
Ver más emoticonos

BBCode está habilitado
[img] está habilitado
[Flash] está habilitado
[url] está habilitado
Emoticonos están habilitados

Revisión de tema
   

Expandir vista Revisión de tema: ECOS DE SOCIEDAD

ECOS DE SOCIEDAD

Mensaje por flipo » Mar 14 Jul, 2020 1:30 am

Imagen

Palomas mensajeras

La ruptura del matrimonio de los sositos Paloma Cuevas y Enrique Ponce ha destapado una vida paralela

Mariángel Alcázar


Paloma Cuevas se ha quedado compuesta y sin marido, después de que este, Enrique Ponce , ligara con una señorita de Almería, de nombre Ana Soria y de edad adecuada para ser su hija. Es lo que tiene casarse con un torero: tienes los cuernos asegurados. En todas las casas de los diestros aparecen cabezas de los toros que han matado (disecadas, claro) con su correspondiente cornamenta, así que las sufridas esposas, que según la tradición rezan varios rosarios mientras dura la corrida, viven rodeadas de cornamenta.

A los toreros, sin que se sepa muy bien la razón, les siguen por las plazas y, sobre todo por los hoteles donde pernoctan, muchas jovencitas atraídas por la profesión de riesgo y por el paquete, el que se les nota debajo de la taleguilla y el de los billetes que acumulan. Así conoció Belén Esteban a Jesulín , cuando este hace más de 20 años toreaba en la plaza de Benidorm, táctica que, curiosamente, tiempo después empleó María José Campanario, aunque esta vez el escenario fue Castellón.

El asunto Ponce-Cuevas ha desvelado una nueva vía de acercamiento entre aficionada y torero que no es otra que la de Instagram o cualquier red social pública, Por lo visto Ana Soria le daba a “me gusta” a todas las publicaciones de Ponce (quien, repito, tiene edad para ser su padre, ella tiene 21 y él, 48), como hacía con las publicaciones de otros toreros y quien sabe si también de futbolistas o cantantes. Se trata de insistir, hasta que al destinatario le pica la curiosidad de tanto like y responde y ya, si la cosa cuaja, pasamos a los mensajes directos, al número de teléfono, al WhatsApp y, al contacto con tacto, que diría Bertín Osborne. A Ponce le tocó, primero la vanidad, y después le despertó el pigmalión que todo hombre maduro lleva dentro cuando se trata de instruir a una jovencita.

Cuentan que el torero se llevó a la novieta a México para que le acompañara (y para tenerla bien amarradita y que no hubiera riesgo de escapes, ni derrotes,) pero luego volvió a casa con la dulce Paloma, que le cuidaba el nido y las dos palomitas, hijas de la pareja .

Así hubiera seguido el asunto pues, al parecer, y según han contado ellos mismos, Enrique Ponce y Paloma Cuevas tenían un acuerdo para seguir juntos socialmente pero permitiéndose una vida paralela. Es el típico pacto al que accede normalmente la esposa que mira para otro lado porque prefiere seguir teniendo un marido que la acompañe a las fiestas sociales y a las familiares, hasta que alguien rompe la baraja. Eran parte del grupo de sositos reunidos, sin más interés que su rancia compostura y mira tú por dónde, las vidas tan intensas que llevaban.

Paloma Cuevas formaba parte de un grupo de bellas y elegantes, a quienes no se les conocía más papel que el de esposa. Ahora toma protagonismo y se destaca su serenidad y el buen rollo con su ex para garantizar el bienestar y equilibrio de las dos hijas que comparten. Paloma, hija, saca el carácter y di la verdad: tu marido te ha puesto los cuernos y no de los que cuelgan en la pared.

ECOS DE SOCIEDAD

Mensaje por Invitado » Mar 14 Jul, 2020 1:21 am

Imagen


El padre de Ana Soria y su padrino Baltasar Garzón filtraron su relación con Enrique Ponce

El entorno de la joven estaba muy preocupado por si el torero no se atrevía a dar el paso y trataba a Ana como un capricho.


Enrique Ponce y Ana Soria han dado un paso de gigante publicando en redes sociales su primera foto imagen juntos: una instantánea en la que aparecen abrazados y con la que confirman que están enamorados. La joven de 21 años quiere demostrar que su amor por el torero es real, pero sobre todo que no es la tercera persona que apareció en el matrimonio de Ponce y Paloma Cuevas.

"Se está repitiendo algo que en realidad no es verdad, y es que el matrimonio llevaba roto dos años. El entorno de ambos decía que Ana no ha roto nada que no estuviera roto, hasta el hermano de Ponce dijo que éste no le había sido infiel a Paloma", aseguró Beatriz Cortázar en la crónica rosa de Es la mañana de Federico en esRadio.

"La Navidad pasada dieron una fiesta en su casa con compañeros de colegio de las niñas, con padres, con amigos... Ahí estuvieron bailando, dándose besos, abrazos. Estuvieron cenando en Tatel con Paula Echevarría y Miguel Torres, con Antonio Banderas... Como un matrimonio bien avenido, con todos los gestos de cariño que uno puede esperar de un matrimonio".

Lo que tampoco cuadra es que la relación de Ponce y Ana es de hace seis meses porque, según Cortázar, "se conocieron mucho antes y hay viajes a la nieve de los dos, no solo el famoso viaje a México". "Gente cercana me insiste en que este matrimonio no estaba roto hace dos años".



El entorno de Ana filtró la noticia

El pasado fin de semana los padres de Ana Soria se pronunciaron por primera vez desde que salió a la luz el noviazgo de su hija con Enrique Ponce. El "suegro" del torero reconoció estar muy agobiado con la expectación mediática y pidió respeto para su familia, huyendo en moto para evitar contestar a las preguntas de los reporteros que les esperaban a la salida de su casa. Cabe recordar que Federico Soria y Enrique Ponce son amigos desde hace muchos años y, a su vez, ambos mantienen una estrecha relación con Baltasar Garzón, padrino de bautizo de Ana.

La estrategia de Federico Soria habría sido actuar por detrás, ya que se habla de que tanto él como Garzón estaban muy preocupados por si el torero rompía el corazón de la joven. "Como no hablamos de una relación de meses y esto viene de antes, parece ser que su padre y su padrino estaban preocupados por si Ponce no acababa de dar el salto y afrontar su situación sentimental", desveló Cortázar. De ahí que las filtraciones y las fotos de la pareja vinieran del entorno directo de Ana, precisamente para acelerar algo que el torero no terminaba de rematar.

El entorno familiar no quería que se tratara a Ana como "la querida", ya que es "una niña muy formal y recta, una universitaria estudiosa y responsable" ni que fuera "un capricho con fecha de caducidad" para Ponce. "Lo que ya nadie duda es que la filtración inicial viene del círculo de Soria, de todos los que no querían que Ponce utilizara a la niña".

ECOS DE SOCIEDAD

Mensaje por Invitado » Dom 12 Jul, 2020 4:44 pm


El baile de Enrique Ponce a lo 'Michael Jackson' que se viraliza

Imagen

ECOS DE SOCIEDAD

Mensaje por Invitado » Sab 11 Jul, 2020 4:41 pm

Imagen

Ana Soria, por fin habla claro: “Hay que buscar tu propia felicidad”

Después de que Enrique Ponce rompiera su silencio en exclusiva en SEMANA, la joven estudiante de Derecho ha lanzado una reflexión en sus redes sociales y explica cómo se siente.

La separación entre Enrique Ponce y Paloma Cuevas, publicada en EXCLUSIVA en SEMANA, ha dado mucho de qué hablar en estas últimas semanas. Y más aún, Ana Soria, la nueva ilusión del torero. Este último rompía su silencio en esta revista y aseguraba que estaba muy enamorado de la joven de 22 años y hacía hincapié en que iban a vivir su amor sin esconderse. Ahora, tan solo unos días después, le ha tocado el turno a ella.

Imagen

Después de hacer su cuenta de Instagram pública, Ana Soria ha utilizado esta plataforma para hablar de manera abierta sobre sus sentimientos. La joven ha asegurado que no se arrepiente de nada, que solo busca su felicidad y que la vida es un auténtico regalo. «Ninguno elegimos nacer y sin embargo, nacimos. Eso solo me hace pensar que la vida es un regalo. Un regalo temporal, porque cada minuto que pasamos en ella, nunca vuelve», asegura la hija del abogado almeriense Federico Soria y de Rosa Moreno.

No contenta con ello, la nueva ilusión de Enrique Ponce se ha mostrado de lo más reflexiva y ha hecho hincapié en que simplemente se está rodeando de aquellos que le hacen ser mejor persona: «Dedica tu tiempo a buscar tu propia felicidad y no trates de impedir que otros encuentren la suya. Rodéate de personas que te hagan a ti mejor persona, sólo por estar con ellos. Busca lo que te llena, y no lo que te vacía. Lo que suma y no resta. Y así, vivirás en paz».

Imagen

«Solo pedimos que nos dejen vivir»

En su charla con SEMANA, Enrique Ponce no ha escondido lo ilusionado que se encuentra con su nueva pareja. El diestro ha dejado claro que sobre lo que se ha dicho de su relación con la joven en la televisión hay muchas informaciones que no se corresponden con la realidad. Ambos se conocieron hace unos meses y desde entonces surgió el flechazo entre los dos. Sin embargo, a pesar de que su separación con la modelo se produjo hace algunos años, Ponce y su chica no quisieron hacer pública su relación porque querían ser muy discretos «por Paloma».

Centrada en acabar sus estudios universitarios, Ana Soria es una joven estudiante de Derecho, hija del abogado almeriense Federico Soria y de Rosa Moreno, hija a su vez del empresario José Luis Moreno. La joven viven entre Granada, donde estudia la carrera, y Almería, donde tiene su residencia familiar. Es una chica elegante con mucho estilo y eso lo deja patente en cada una de sus imágenes compartidas en su perfil de Instagram. No obstante, el huracán mediático le pilló desprevenida y no dudó en cerrar sus perfiles en sus redes sociales después de que se hiciera pública su relación con el torero. Sin embargo, tras un periodo de reflexión, y con la llegada de la calma, se ha abierto por fin y ha confesado lo que está sintiendo.

A la hora de hablar de ella, el diestro se deshace en halagos y no duda en destapar todos sus rasgos: «Es guapísima, discreta, educada«. Además, Ponce, que ya ha iniciado los trámites de separación, ha dejado muy claro que no va a ocultar su amor y ha pedido respeto para él, su chica y la familia de esta.

Imagen

«En trámites de separación de hecho»

El pasado 6 de julio, Enrique Ponce y Paloma Cuevas mandaban un comunicado y anunciaban que habían comenzado con los trámites de divorcio. En concreto, apelando a la gran repercusión mediática que había tenido la publicación de su separación en SEMANA, manifestaban que «nos encontramos en trámites de separación de hecho«.

Se trata de un proceso que les está resultando muy difícil para los dos y que solo velan por el bienestar de las dos hijas que tienen en común. «Ha sido una decisión muy meditada, tomada de mutuo acuerdo y desde el profundo cariño y respeto mutuo que nos tenemos y que hemos demostrado durante todo nuestro matrimonio. El único fin de hacerlo público es para proteger a nuestro entorno familiar y, en especial, a nuestras dos hijas menores de edad».

ECOS DE SOCIEDAD

Mensaje por Invitado » Sab 11 Jul, 2020 4:37 pm

Imagen

Ana Soria, la estudiante 'cañón' que enamoró a Ponce

Las cenicientas de hoy ya no pierden zapatos, siguen en Instagram a los famosos que admiran con la esperanza de un like que les abra las puertas a algo más y, de paso, lucen palmito virtual en biquini, con sugerentes poses por si una marca propicia su despegue como influencers, sueño de muchas veinteañeras. Un perfil que parece encajar a la perfección con la que súbitamente se ha convertido en la chica más solicitada del verano, Ana Soria Moreno, una guapa rubia almeriense de 21 años, tras destaparse su relación con el torero Enrique Ponce, 27 años mayor.

Al diestro, hasta que saltó hace diez días el bombazo de su separación, se le creía felizmente casado con Paloma Cuevas, aunque la realidad es que el matrimonio no era tan perfecto como parecía y hacía vidas separadas desde hace al menos dos años, con lo cual la joven almeriense no parece haberlo roto, salvo las apariencias.

El propio Ponce, tras su comunicado conjunto con Paloma Cuevas publicado este pasado lunes en el que confirmaba su separación amistosa, reconoció sin tapujos sus sentimientos por la jovencísima y espectacular Ana, primero en Sálvame y después en la revista Semana, revelando que se habían conocido hace sólo siete meses a través de amigos y no hace año y medio, como se dijo en un primer momento.

Pero en medio de la avalancha mediática que arrastra al torero, a su todavía esposa, que ha sido portada del último número de ¡Hola!, a su actual novia y a sus respectivos entornos, apareció otro personaje para alimentar más el culebrón, un ex novio futbolista de Ana llamado Jordi, quien intervino también en Sálvame, (supuestamente, ya que le distorsionaron la voz) asegurando que en 2018, cuando aún estaban saliendo, Ana, a quien definió como una "niña mimada" a la que le gusta el "postureo", ya seguía en las redes sociales al que era su ídolo taurino y se prodigaban mutuos likes. Lo cual, de ser cierto, no quita para que tuvieran hace sólo unos meses su primer encuentro ni que siguieran después en contacto por las redes.

Lo que sí parece, según su entorno, es que Ana Soria está desbordada por este repentino baño de fama, y aunque dicen que acariciaba el sueño de ser modelo, ahora no debe tenerlo nada claro, como demuestra su contradictorio comportamiento en Instagram. El perfil que abrió en abril ya en pleno romance con Ponce, donde, emulando a Mar Torres, la ex de Froilán lucía cuerpazo en biquini y posaba con maneras de modelo, era privado, y sumaba sólo 500 seguidores frente a 60 seguidos, entre ellos el torero.

Al surgir los primeros rumores periodísticos de su existencia con las iniciales A.S, decidió abrirlo y se le colaron de golpe 7.000 seguidores. Lo cerró, pero tras confirmar Ponce la relación este lunes, lo reabrió, sumando en apenas 24 horas 30.000 nuevos followers, tras lo cual decidió borrarse de Instagram no sin antes denunciar la proliferación de perfiles suyos falsos, aunque nuevamente ha vuelto a abrirlo.

La realidad es que, para esta acomodada familia de clase media de provincias que son los Soria, convertirse de golpe en objetivo del papel cuché y comidilla no sólo de Almería, sino de toda España, ha sido un cataclismo. El padre, Federico Soria Fortes, es abogado y tiene bufete propio en la calle almeriense Doctor Aráez y Pacheco, especializado en Derecho mercantil y en daños. Quinto de siete hermanos, cinco mujeres y dos varones, el más conocido de los Soria es José Juan, que fue concejal de tráfico en el Ayuntamiento de la ciudad y organiza rallys de coches antiguos.


INVITADO POR LA FAMILIA

La madre de Ana, Rosa Moreno del Rosal, estudió Derecho en Granada, como ahora su hija, pero finalmente se decantó por la estética. Hasta 2016 figuraba como administradora de dos clínicas en la ciudad andaluza, Dermatología almeriense y Derma-piel sana, que también comercializaban productos cosméticos. Actualmente colabora con su marido en el despacho, que tienen intención de que hereden sus dos hijos, Ana y José, el pequeño, estudiantes ambos de Derecho, como sus padres.

El matrimonio reside con sus hijos en una vivienda unifamiliar en Almería, tiene casa en Mojácar, en la urbanización Torre del Mar, que cuenta con campo de golf donde, según se ha publicado, el torero estuvo invitado por la familia Soria hace tres semanas.

Ana estudia tercero de Derecho en la Universidad de Granada, donde tiene fama de "cañón" entre los chicos, y parece que es aplicada, porque no ha perdido ningún curso. Además del Derecho y la moda, le encanta la equitación, incluso de niña participó en concursos. Y, por supuesto, los toros, afición que comparte con toda su familia, incluido su abuelo materno, José Luis Moreno, propietario del grupo Renta Todo, empresa dedicada al alquiler de carpas, stands y accesorios para eventos y también a la comercialización de electrodomésticos, aunque está jubilado y el negocio lo llevan sus hijos.

Fue el primero de la familia en hablar para Telecinco y confirmar la relación de su nieta con Ponce, asegurando que estaba muy contento pues la felicidad de su nieta "podía estar ahí". Además, calificó al torero como una "persona excepcional" y no parece importarle que sea mucho mayor que su nieta.

Por el momento, Ana no se ha estrenado con ninguna exclusiva, si bien hizo llegar un mensaje a Rafa Mora para salir al paso de las mentiras que, según ella, se están contando, donde subrayaba que su acercamiento sentimental a Enrique Ponce no ha estado ligado a dinero, ni a la fama ni al interés porque, dijo: "Yo no lo necesito".

ECOS DE SOCIEDAD

Mensaje por Invitado » Sab 11 Jul, 2020 2:59 am

LAS CUATRO ESQUINAS

FEDERICO JIMÉNEZ LOSANTOS





LA ABANDONADA DEFIENDE EL ANILLO. Seria portada de ¡Hola! para una de sus colaboradoras habituales, bien es cierto que en el papel de esposa-y-madre-perfecta que ya no exhibirá más. Sobre el cuidado y hermoso perfil de mujer en sazón, plena madurez, la-que-tuvo-retuvo, etc, Paloma Cuevas muestra en un buscado primer plano sus poderes: el anillo de casada que conserva y exhibe, como diciendo: “esto es mío y a ver quién me lo quita”. Nada interesante o novedoso en sus palabras: “momento muy difícil”, “me centro en mis hijas”, “pido respeto”, “hemos sido muy felices muchísimos años”, “nunca hablaré mal de él”, lo normal. Lo extraordinario es ver una ruptura tan rápida y en tantos medios a la vez: ¡Hola!, Semana, Sálvame, Telecinco, la Crónica Rosa de esRadio… Hay ex-pareja para bastantes años; y pareja, para unos cuantos.



ANA SORIA DEFIENDE SU SITIO. La bellísima Ana Soria, la joven de esta historia tan vieja como el mundo, ha ganado en apenas tres días un lugar importante en la batalla del relato que, como en los debates políticos, se libra en cada separación de famosos. Las noticias sobre ella son contradictorias, pero la realmente importante es que su relación estaba a punto de hacerse pública y que ella “había exigido” que “se le diera su sitio”. O sea, no aparecer como la última jovencita que va detrás del posiblemente rico e indudablemente famoso Enrique Ponce, torero de postín y durante casi un cuarto de siglo, casado felicísimo junto a la bella y formalísima Paloma Cuevas. Y aunque la abandonada lo niegue, habrá divorcio. Ana parece formal y, si está enamorada, querrá, como es lógico, casarse cuanto antes para que sus hijos tengan padre y no abuelo.




PONCE SALE EN LOS MEDIOS. Empezó, sorprendentemente, entrando en Sálvame, vía Kiko Hernández, para impedir que una señora vengativa, al parecer esposa de un mozo de espadas al que despidieron, contara toda clase de atrocidades sobre la feliz pareja Enrique-Paloma. Lo consiguió. A cambio, Kiko tiró de oficio y le preguntó mientras se despedía: “¿estás ilusionado?”. Y él dijo que “muy”. En la portada de Semana, lo confirma: “Ana y yo estamos enamorados”. Lo que da para mucha tertulia y chismosería es que añade: “No le he sido infiel a Paloma; estábamos ya separados”; “Ana y yo hemos sido muy discretos por respeto a Paloma”. Como ésta lo respalda, será verdad. ¿Cuál es, entonces, el problema? Que nos han sido infieles a los seguidores de las noticias del corazón; hace dos años que nos engañan fingiéndose la pareja ideal. Pero, claro, esto añade más morbo a la tracamundana. ¡Qué filón!




Y BELÉN ANIMANDO A MILA. Seguramente las agresiones personales y políticas del ayatolá Jorgejamalajá contra Belén Esteban y todo el que no le baile el agua al Gobierno Sánchez no hubieran llegado a esos extremos si Mila Ximénez hubiera estado en el estudio. Pero sigue en lo importante, su lucha contra el cáncer de pulmón. Y a verla y animarla se ha ido Belén a Marbella, y de paso, claro, rajar del ayatolá. Mila aparece frágil pero tan requeteguapa como siempre. Vencerá.


EL MUNDO / SÁBADO 11 DE JULIO DE 2020

ECOS DE SOCIEDAD

Mensaje por Invitado » Mié 08 Jul, 2020 1:13 pm

ECOS DE SOCIEDAD

Mensaje por Invitado » Sab 04 Jul, 2020 6:10 pm

Imagen

Primera imagen juntos de Enrique Ponce y Ana Soria

La noticia de la separación de Enrique Ponce y Paloma Cuevas, después de casi 24 años de matrimonio, promete ser el culebrón del verano. Y no es para menos, pues desde que se casaron, en Valencia pasaban por ser una de las parejas más guapas y glamurosas del panorama nacional.

Aunque en un principio se dijo que la separación se debía al desgaste de la relación, y que no había terceras personas, apenas 24 horas después se anunció que la ruptura tenía nombre y apellidos: Ana Soria, una bella almeriense de 21 años, que se había convertido en la nueva ilusión del torero, de 48 años. Se hicieron públicas algunas de las fotos de la joven, pero el viernes, el programa Sálvame consiguió la primera imagen de Enrique Ponce y Ana Soria juntos.

Imagen

Se trata de una selfie tomada por la propia joven durante el pasado fin de semana en Mojácar, donde la pareja estuvo en casa de unos amigos Soria. La foto parece estar tomada en la terraza de un bar o restaurante, los dos miran directamente a la cámara, y parece que en la mesa en la que están sentados hay más personas. Según explicó una de las colaboradoras de Sálvame, Lydia Lozano, hay más material fotográfico del torero y de la estudiante de Derecho, juntos, que se hará público en los próximos días.

Gema López, otra de las colaboradoras del programa de Mediaset ha apuntado que Paloma Cuevas y su familia sospechan que la noticia de la separación la ha filtrado a los medios el entorno del torero, para poder sentirse libre durante todo este verano, en el que debido a la pandemia no habrá corridas de toros.

Imagen

Imagen

ECOS DE SOCIEDAD

Mensaje por Invitado » Vie 03 Jul, 2020 2:12 am

Imagen

Ponce y Cuevas

Otros daban escándalos. Ellos, ni un ruido. Otros se distanciaban. Ellos, enamoradísimos. Otros se divorciaban. Ellos, permanecían. Ahora, todo eso es historia

Luz Sánchez-Mellado

Este miércoles, entre la retahíla de rebrotes víricos y rebotes políticos, se coló un auténtico acontecimiento histórico en los informativos. Enrique Ponce y Paloma Cuevas se separan “temporalmente” debido al “desgaste” después de un cuarto de siglo de santo matrimonio “para reflexionar y profundizar en su relación” y decidir al respecto, según su portavoz oficial, la revista ¡Hola! O sea, que parten peras, pero en diferido, que queda más fino. Me enteré del bombazo como me entero últimamente de todo. Por Twitter. Y me cayó la nueva normalidad encima. La separación de Cuevas y Ponce es el fin del mundo como lo conocíamos. El mundo ideal de pedidas de mano y bodas y baby showers y bautizos y comuniones como Dios manda. Ahora, todo es relativismo.

Ponce y Cuevas eran la Sagrada Familia Pija en persona. Él, torero de humilde origen redimido por su oficio. Ella, idolatrada hija de su apoderado y padrino. Él, pundonoroso, amoroso, untuoso. Ella, bellísima, amantísima, esbeltísima. Daba entre gloria y grima verlos chorreando almíbar en las revistas. En tiempos de zozobra, eran el faro de quienes andábamos a la deriva. Otros daban escándalos. Ellos, ni un ruido. Otros se distanciaban. Ellos, enamoradísimos. Otros se divorciaban. Ellos, permanecían. Ahora, todo eso es historia. A ver: no me dan pena. Más pronto que tarde él “rehará” su vida con una tercera persona que, por supuesto, no será el motivo oficial de la ruptura. Y ella hallará “una nueva ilusión” en alguno de los círculos que orbitan, dado que, salvo sorpresa mayúscula, no la veo de liarse con un chatarrero por muy montado que esté en el euro. Tampoco los envidio. Un divorcio es un divorcio por mucha seda de que lo vistan. Lo dicho: fin de ciclo. Si la nueva normalidad es que se separen Ponce y Cuevas y se case Sabina, qué será lo próximo. ¿Que una niña, siéndolo de cuna, no quiera ser princesa heredera? Ahí lo dejo.

ECOS DE SOCIEDAD

Mensaje por Invitado » Jue 02 Jul, 2020 2:42 am



Sí hay terceras personas en la ruptura Enrique Ponce-Paloma Cuevas: "Es española, de unos 20 años y estudiante"


"Es española, 20 años o así, estudiante, aspirante a modelo. Se maneja en redes sociales. Es una seguidora, se conocieron porque ella es aficionada a la fiesta taurina", dijo la periodista Beatriz Cortázar en Es la mañana de Federico sobre la nueva figura que surge en la ruptura de Enrique Ponce y Paloma Cuevas.

Una información procedente del entorno más cercano de la pareja y que, sin duda, arroja nueva luz sobre esta sorprendente separación: en efecto, hay terceras personas por parte de Enrique Ponce.

Es más, la periodista añadió paralelismos que "dan hasta miedo" con el caso de Cayetano Rivera, Eva González y Karelys Rodríguez. "Hace meses hubo fotografías que no salieron a la luz. Esto es muy delicado, y por fuentes veraces del entorno (ellos no quieren manifestarse) me hablan de que sí hay terceras personas por parte de Enrique. No de Paloma. Con una relación que se remonta a enero-febrero 2019, incluso con un viaje a México de ambos. Llegaron a la prensa fotografías que no se publicaron. Estamos hablando supuestamente de una tercera persona, una chica muy joven de no más de veinte años".

¿Qué ha podido ocurrir en estos últimos meses para que ahora salte la cuestión? "Que a veces alguien considera que es mejor forzar una situación para ver si alguien reacciona". Las iniciales de la joven, que no es conocida, son "A.S.".

Según explicó Cortázar en Es la mañana de Federico, citando "fuentes cercanas", por el momento "no hay trámite de divorcio, solo visitas a un despacho abogados. No hay divorcio como tal, ni papeles. Lo que hay es un tiempo de reflexión, de espera, a ver cómo gestionan una crisis que se remonta a casi dos años, año y medio un poco más".

La pareja, mientras tanto, sigue conviviendo en la finca campestre de Jaén con los padres de ella, que hace pocos meses tuvieron que pasar por el trágico trance de enterrar a un hermano. Su prioridad, en todo momento, ha sido el bienestar de sus hijos, señaló la periodista en esRadio.

ECOS DE SOCIEDAD

Mensaje por Invitado » Sab 27 Jun, 2020 3:16 am





FALCÓ, TRÉNOR, AGUIRRE...
LOS NOBLES QUE SE QUEDAN SIN TÍTULOS POR EL COVID-19

Hay diez distinciones a medio tramitar por la pandemia y otras dos pendientes de ser publicadas. Tamara Falcó no pudo pedir el título de su padre. La aristocracia está en un limbo.

MARINA PINA


LA CRISIS DEL CORONAVIRUS PARALIZÓla mayoría de trámites administrativos, lo que dejó a muchos españoles con gestiones importantes a medio hacer. Una de las cuestiones que quedó estancada con el Estado de Alarma fue la concesión de títulos nobiliarios. El trámite es siempre igual. Cuando el portador de un título muere, su distinción queda vacante. Quien quiera ostentarla, debe solicitarla al Ministerio de Justicia, que emite entonces una liquidación. Una vez pagado el importe correspondiente, la solicitud de sucesión se publica en el Boletín Oficial del Estado. Se da un plazo de 30 días desde la aparición en el BOE para que si hay algún tercero que se cree con mejor derecho para solicitar el título, pueda hacerlo. Una vez finalizado ese plazo, se publica la Real Carta de Sucesión, firmada por el ministro de Justicia en nombre del Rey.

Este trámite, tan simple, está paralizado desde marzo, lo que se traduce en decenas de títulos nobiliarios en el limbo, sin testa que los ostente. La última vez que se firmaron cartas de sucesión fue el 20 de febrero, cuando se concedió el ducado de Soma y los marquesados de Pescara, Casa Saltillo, Villapanés, Casa Estrada, Torreblanca de Aljarafe, Maratea, de los Ríos y Santa Cruz de Marcenado. Durante el mes de marzo, se publicaron varios edictos en el BOE con solicitudes, es decir, personas que pedían ostentar una distinción aristocrática una vez transcurriera el plazo de 30 días desde la publicación en el boletín pero que la pandemia dejó con el título en el aire. Fueron un total de diez.

Se trata de cinco condados, cuatro marquesados y una baronía. De estos diez títulos, con probabilidad los más populares sean el condado de Areny y el marquesado de Casa Valdés. El primero lo ha solicitado Pedro Méndez de Vigo, hermano del ex ministro de Educación, Cultura y Deportes de Rajoy. Antes que él lo llevaba su madre, que falleció en 2019. La otra distinción que ha ocupado varias páginas en LOC es la que pertenece a la familia política de Esperanza Aguirre. El marquesado de Casa Valdés formaba parte de los títulos del matrimonio Ramírez de Haro y Valdés, suegros ya fallecidos de Esperanza Aguirre. Tras su muerte, las distinciones con más importancia fueron a parar a su hijo Fernando, marido de la política y segundo hijo del matrimonio, mientras que los de menor valor se los quedó su hermana Beatriz, la primogénita. Fue ella quien el pasado 13 de marzo decidió ceder a su hija Isabel Alzor de Aragón y Ramírez el marquesado, que aún no está en sus manos.

En la misma situación permanecen otros cuatro condados. El del Valle, el de las Bárcenas –cuyo último conde posee una de las casa palacio más importantes de Cantabria–, el de Motrico y el de Noroña. Este último perteneció a Enrique Trénor Lamo de Espinosa, miembro de la familia aristocrática más importante de Valencia. A su muerte sin descendencia dejó vacantes tres condados y ha sido Juan Antonio Pérez-Salas Sagrera quien ha solicitado uno de sus títulos.

Los marquesados en el limbo son el de la Torre de Esteban de Hambrán, en mano de los descendientes de Guzmán El Bueno; el de Alhendín de la Vega de Granada y el de Cartellá de Sabastida. Por último, se solicitó la sucesión de la baronía de Perpinyá.


VACANTES

Además de estos diez títulos, que ya están publicados en el BOE, el Ministerio de Justicia ha confirmado a LOC que en marzo se solicitaron dos expedientes de sucesión de títulos que se comenzaron a tramitar pero cuya publicación en el boletín no se ha llevado a cabo por la pandemia. Las mismas fuentes oficiales aseguran que “en breve” se publicarán para su tramitación. Por lo que es de esperar que pronto se retome la actividad normal de concesión de títulos.

Cuando eso suceda, Tamara Falcó podrá iniciar los trámites para solicitar el marquesado de Griñón. La hija de Isabel Preysler ostentará la distinción de su padre, que falleció por coronavirus el pasado 20 de marzo y dejó ese legado a su tercera hija en sus últimas voluntades.

El 10 de abril murió Alberto de Elzaburu Márquez, que era marqués de la Esperanza y conde de la Buena Esperanza. Al día siguiente lo hizo Sebastián Cavero y Crespí de Valldaura, conde de Sobradiel. También está vacante el ducado de Pinohermoso tras la muerte el pasado 12 de junio de Alfonso de Barrera y Pérez de Seoane Ducassi y Fernández-Villaverde.

Distinto es el caso del ducado de Badajoz. El título estaba en manos de la infanta doña Pilar, que falleció por una neumonía el pasado 8 de enero. Lejos de heredarlo alguno de sus hijos, el título volvió a la Casa Real, ya que forma parte de las distinciones en poder de la Monarquía y que ahora Don Felipe puede decidir qué hacer con ella. A doña Pilar le concedió el ducado don Juan con la connivencia de Franco, quien días antes de su boda, en 1967, refrendó el título. La tradición marca que, hasta la boda de las infantas de España, no les conceden ningún título, por lo que habrá que esperar a un futuro enlace de la pequeña Sofía para saber si recaerá sobre sus hombros el ducado de Badajoz o si don Felipe elegirá otra distinción para ella.


LA OTRA CRÓNICA EL MUNDO SÁBADO 27 DE JUNIO DE 2020

ECOS DE SOCIEDAD

Mensaje por Invitado » Sab 27 Jun, 2020 3:14 am

Imagen
Esther Doña, viuda del marqués de Griñón, en el tanatorio de Manolo Segura esta semana en Madrid.


ESTHER DOÑA
“CARLOS, DESDE ARRIBA, LO ESTÁ VIENDO TODO”

La viuda del marqués de Griñón sale de ‘El Rincón’ a su pesar. El palacio anula inesperadamente la celebración de bodas y banquetes para salir a la venta. “Yo con quien estaba casada era con el padre, no con los hijos”.

MARÍA EUGENIA YAGÜE


LA PRIMERA SEMANA DE JUNIO ESTHER Doña (42 años) recogió sus cosas y abandonó el palacio de El Rincón, para instalarse en un piso de su propiedad en Majadahonda. Después de la muerte de su marido, Carlos Falcó, la marquesa viuda de Griñón permaneció casi tres meses en el que había sido su domicilio conyugal desde su boda en 2017. Obligada a guardar la cuarentena después de haber dado positivo en coronavirus, la enfermedad que le costó la vida a su marido, salió de allí porque para seguir viviendo en esa imponente mansión decimonónica debía afrontar los cuantiosos gastos de mantenimiento del palacio.

Doña salió de El Rincón con una de sus mejores amigas, su única compañía en este tiempo en soledad y con su inseparable Chloé, la maltesa regalo del marqués cuando se murió Tiffany, su anterior bichón maltés, fallecida repentinamente dos días después de la boda de su dueña. “Era una perrita que convivía con nosotros, dormía con nosotros, desayunaba con Carlos, que la esperaba para desayunar con ella y darle la fruta”, recuerda Esther.

La marquesa viuda hubiera preferido quedarse en el destartalado palacio, donde algunas zonas se caen literalmente a pedazos. Dos días antes de una de las bodas que se celebran allí, un pino se cayó encima de tres coches aparcados en la puerta, uno de ellos el Range Rover blanco de Esther. Y en otra ocasión, un pedazo de techo se derrumbó sobre el inodoro de uno de los baños, a un metro del padre de la novia que celebraba su fiesta en el palacio.

Los cinco hijos de Carlos Falcó le hicieron saber a su viuda que hasta entonces se habían hecho cargo de los gastos habituales de la casa, pero no continuarían haciéndolo. El Rincón se ponía a la venta y había que desalojarlo de inquilinos.

Hace años que el marqués quería deshacerse de esta propiedad de 30 habitaciones, rodeada de 300 hectáreas, viñedos y finca de caza que le dejó en herencia su tía Paloma Falcó en 1994. Se empezó pidiendo 12 millones de euros, se rebajaron a 10 y ahora sus herederos piden en torno a ocho. Teniendo en cuenta que Manuel Falcó, el hijo mayor de los cinco que tuvo el marqués en sus tres matrimonios anteriores, prestó a su padre en torno a cinco millones de euros para salvar alguno de sus negocios, lo que se repartirá entre los cinco hijos, queda bastante menguado.

Esther Doña no figura en el testamento del marqués, habían hecho separación de bienes pero a su viuda le corresponde legalmente una compensación económica por el derecho de uso del domicilio conyugal. Los abogados de una y otra parte negocian la cuantía de ese usufructo.

“Nos estamos llevando todos muy bien. Todos, todos”, asegura a LOC uno de los hermanos Falcó, incluyendo a Esther Doña en esa totalidad familiar. “Todo es cordial y super correcto, no hay ningún problema y esperamos que la situación se mantenga así porque es el estilo de nuestra familia“, añade.

De forma correcta pero apremiada por la presión de los herederos, Esther Doña dejó a su pesar El Rincón. Su deseo habría sido hacerse cargo del negocio de bodas y eventos que se celebraban cada año en el palacio entre los meses de mayo a octubre. Había hecho planes, cuentas, ideas que presentó a los hijos de su marido y que fueron rechazadas de plano. “Nosotros no queremos hacernos cargo de ese negocio”, añade uno de ellos. “Tenemos nuestra vida, hay capítulos que se cierran y este es uno. Ha sido durísimo pero esta es la situación”.

El problema al que ahora se enfrentan los herederos es que hay contratadas y firmadas 17 bodas para este año, la primera, este mismo mes de agosto. Fiestas nupciales que han sido canceladas de forma unilateral por los hijos del marqués, para sorpresa y enfado de los futuros contrayentes, como nos cuenta una de las parejas. Todos los novios han hecho un adelanto de 3.000 euros, que les deben devolver los Falcó, “pero ahora, con tan poco tiempo, a ver dónde encontramos una finca para casarnos. Nos han hecho un perjuicio incalculable”.

Las 22 bodas programadas por temporada, a 6.000 euros cada uno de los banquetes, daban al negocio un rendimiento bruto de unos 130.000 euros al año. “Con eso se mantendría fenomenalmente el palacio sin hacer un gran desembolso. Ahora los planes son otros”, comenta Esther Doña a LOC, con tono de resignación.

PREGUNTA.-¿Siente que no se han portado bien con usted?

RESPUESTA.-Yo con quien estaba casada era con el padre y mi relación era con el padre, no con sus hijos. Y el padre (Carlos) desde arriba lo estará viendo todo.

P.-Y se ha ido sin más, sin otros planes.

R.-Yo necesito encontrar mi tranquilidad, mi tiempo y mi paz.

P.-Carlos Falcó no tenía una gran fortuna.

R.-La gran fortuna de Carlos era él en sí mismo.

Doña asegura que de ánimos anda regular. “Ha sido muy duro”, dice. “Cuesta creer lo que ha ocurrido. A veces es como que Carlos está de viaje, que va a volver, no acabas de creer que no está. Yo todavía no me he hecho a la idea”.

PREGUNTA.- Da la impresión de que con su marcha del palacio, los hijos de su marido se han quitado un peso de encima.

RESPUESTA.- No tienen que quitarse nada de encima, porque yo nunca he estado en su vida, he estado en la vida de su padre, he hecho feliz a Carlos. Estaba rejuvenecido, estaba feliz, estaba encantado. Yo tengo mi vida y mi vida era con Carlos y Carlos ya no está, ahora son otras circunstancias.

No tiene de momento otros planes, pero asegura que su vida está en Madrid, aunque viajará de vez en cuando a Málaga para estar con su familia. Tampoco lee las noticias que hablan de ella después de la muerte del marqués. “Recuerdo que cuando me dijeron que Carlos había fallecido, no me dio tiempo ni siquiera de avisar a la familia, y ya estaban todas las televisiones diciendo cosas y muchas, sin sentido”.

Esther recuerda el último almuerzo de su marido en la Academia de Gastronomía, al que también asistió Alfonso Cortina, otra víctima del Covid-19. “Carlos me pidió que fuera con él, pero no quise ir y le aconsejé que se quedara, ya se hablaba mucho de los contagios. Nosotros somos personas de abrazarnos, besarnos, nos gusta el contacto físico. Un precio altísimo”.


LA OTRA CRÓNICA EL MUNDO SÁBADO 27 DE JUNIO DE 2020

ECOS DE SOCIEDAD

Mensaje por Invitado » Sab 20 Jun, 2020 2:59 am

LAS CUATRO ESQUINAS

FEDERICO JIMÉNEZ LOSANTOS





MILA XIMÉNEZ ENTRA EN GUERRA. Un pasmo, un escalofrío, un estremecimiento sobrecogió a los espectadores de Sálvame cuando Mila Ximénez, una inteligencia superdotada, una belleza legendaria, una gracia afilada y tremebunda, un humor vitriólico y una capacidad para meterse en líos que la ha convertido en figura televisiva desde hace dos décadas, anunció desde su casa que tenía cáncer de pulmón. Los miembros del equipo, con Jorge Javier a la cabeza –ésa que ha perdido por la política sectaria– ya lo sabían. Y se produjo un cisma extraño: unos, los telespectadores, tenían la emoción inflamada, recentísima; otros, los del estudio, la tenían ya archivada en el capítulo de pérdidas y melancolías. Todos querían, queremos, lo mismo: que Mila derrote al cáncer, que no sabe dónde y con quién ha metido. Sin embargo, como pasa desde hace tiempo, la impresión que quedó es que Telecinco explota el morbo demasiado.



‘¡HOLA!’ CON LA VIUDA TRISTE DE GRIÑÓN. La revista decana del sector dedica su portada al bebé que esperan Sandra y Feliciano, que deberá luchar contra la determinación genética para salir feíto. Pero aunque lo dejen para cuadradito abajo, lo más controvertido es que toma abiertamente partido contra los hijos y en favor de Esther Doña, viuda de Carlos Falcó, a la que presenta paseando tristísima por el campo y de la que dice: “Abandona el palacio de El Rincón que la familia inesperadamente ha puesto a la venta”. Inesperadamente, no. El hijo mayor, Manuel, se había hecho cargo ya en vida de las infinitas deudas de su padre y ahora querrá sacar adelante la suntuosa ruina heredada. Da la impresión de que los hijos la echan a cajas destempladas al quedarse sola. La verdad es que ninguno fue a la boda. No se entiende bien la sorpresa.




‘SEMANA’ SÍ LLEVA MASCARILLA. Ni uno solo de los protagonistas de la portada de ¡Hola! lleva mascarilla. En cambio, salvo el recuadro de Rociíto por su debut en Lazos de sangre, la llevan todos los personajes que aparecen en la tumultuosa portada de Semana: la familia de Rocío Flores, Rociitín, o Rocío 3, que sale con media docena de hermanos, su papá Antonio David y la madrastra, con la que se lleva muy bien, por una carretera. También Ortega Cano, Ana María Aldón y su niño aparecen enmascarillados tras la vuelta a casa de ella, que estuvo a punto de ganar Supervivientes y, en general, cae bien. En Diez minutos, Rociitín aparece con la mascarilla a modo de barboquejo.





MADRES, HIJAS Y BIQUINIS. Lucía Rivera, hija de Cayetano y la bellísima Blanca Romero, posa con su madre y los nuevos biquinis y bañadores de verano de Women’secret. Muy delgadas, como todas las modelos, la belleza algo mandibular de la madre, calcada en la hija, se mitiga con la mirada, que es casi delictiva. La madre, policía en la tele, está encantada con la criatura y la niña con mamá. Al verlas, a saber qué pensará Rocío Flores sobre la Justicia en el mundo.


EL MUNDO / SÁBADO 20 DE JUNIO DE 2020

ECOS DE SOCIEDAD

Mensaje por Invitado » Sab 13 Jun, 2020 3:05 am

Imagen
Sara Sálamo en los últimos Premios Goya.


SARA SÁLAMO
LA ACTRIZ QUE HA HECHO DE ISCO UN ÍDOLO ‘ANTIFA’

La novia de Isco Alarcón ha acabado su marrullera pandemia con proclamas de izquierda radical y enfrentada con toreros. Pero también ha publicado un libro que LOC ha analizado para descubrir evidentes trasuntos de Sergio Ramos y su mujer en el personaje de Pilar Nieto. ¿Ha convertido a Isco en el guerrero ‘antifa’?

JAVIER BLÁNQUEZ


NUESTRA CONSPIRANOIA FAVORITA del momento no es la que tiene que ver con el 5G, o la de los chemtrails en las vacunas, sino esa que afirma que Sara Sálamo es un caballo de Troya enviado –seguramente por George Soros– para destruir el Real Madrid. La teoría tiene una base más endeble que la textura de un tiramisú –uno de los puntos que sostienen la argumentación es que ella es hincha del Atleti–, pero es tan delirante que hay que seguirla de cerca. No había una Yoko Ono tan peligrosa en Valdebebas desde Victoria Beckham, y aunque sea por folclore o aburrimiento, este caso nos encanta.

Antecedentes: hace dos años, Sara se emparejó con Isco Alarcón (ambos tienen 28 años), y salvo la manera de peinarse del centrocampista –melena para atrás con gomina al estilo lengüetazo de vaca–, poco a poco empezaron a cambiar algunas cosas. La pareja se puso a adoptar perros –hasta cinco, según el último censo–, han tenido un hijo, Theo, (él tiene otro de una relación anterior) y lo más importante de todo, Sara parece haber arrastrado a Isco a su marco ideológico escorado a la izquierda identitaria, algo inédito, pues él siempre ha tendido más a borrarse que a significarse. Isco le dio un “me gusta” a un tuit crítico con la “caye borroka” que se desató en el barrio de Salamanca, y la teoría de la conspiración se vino arriba. Lo último que LOC ha sabido es que Isco se ha hecho actor y debutará en una producción de Carlos Bardem con su esposa llamada Relatos Con-fin-a-dos en Amazon Prime.

¿Se estaba convirtiendo Isco en un peligroso bolchevique? ¿Iba a dejar su posición de mediocentro para jugar de extremo izquierdo? ¿Pasaría de dejarse la piel en el campo (es un decir) para enfundarse el uniforme del social justice warrior para combatir a la derecha? Bajaban las aguas revueltas, estaba parte de la afición mosqueada con Sara Sálamo, y entonces ella va y publica, a finales de mayo, su primera novela, El ocaso del mono que arañaba la pared (Martínez Roca, 2020).


Imagen
Isco Alarcón y Sara Sálamo en 2018 en uno de los palcos de la Caja Mágica durante el máster de Tenis de Madrid antes de quedarse embarazados.

CLAVES OCULTAS

En literatura, cuando hablamos de un roman à clef, nos referimos a una novela que está escrita en clave: los personajes son proyecciones de acontecimientos y personas reales protegidas por las técnicas de la ficción para denunciar o atacar con una envolvente de significado, y teniendo en cuenta lo que ha sucedido en la vida de Sara en los dos últimos años, podría ser que su texto fuera un polvorín de alusiones, puyas y claves ocultas. Demasiado tentador, así que fuimos a la librería, nos hicimos con un ejemplar y empezamos a interpretarla como un cabalista lo haría con los valores numéricos de la Torá.

Admitamos de entrada una leve decepción, aunque algunas claves parece que están ahí a la vista. La protagonista de la novela, por ejemplo, es claramente un alter ego de Sálamo, una escritora con prosa nivel Megan Maxwell que vive su primer embarazo, y alrededor de la cual se teje una espesa red de mentiras. Ella lo reconocía en una entrevista: “No era consciente de haber creado un personaje tan desde mí”, decía, mientras aceptaba adjetivos como “perfeccionista, desconfiada, espontánea, divertida, paranoica y atea”.

Imagen
¿SE METE SARA SÁLAMO CON PILAR RUBIO EN SU NOVELA EN CLAVE? su libro, una novela en la que los malos se llaman Pilar (¿Rubio?) y Marcos (¿Asensio?), amenaza con arruinar la paz de Zidane. ¿Es la Yono Komo (carne) del Real Madrid? Isco hará un cameo con Carlos Bardem

YOGA, ROPA CÓMODA Y SU NOVIO

A Sálamo se le han disparado los seguidores en Instagram : antes de anunciar su novela rondaba los 800.000 —la mayoría ganados en los últimos dos años—, y de repente ha subido casi en 100.000 más, se aproxima al millón. Su cuenta es bastante light —yoga por la mañana, posados con ropa cómoda, algo de animales, su libro, su novio, clases de piano—, pero de vez en cuando deja su huella en la actualidad. El 2 de junio no dejó pasar la oportunidad de colgar un cuadrado negro en su cuenta, y ahí se destapó una vez más que no todo quien le sigue lo hace por admiración, sino también para recriminarle sus posiciones políticas. Su engagement es mejorable pero todo se andará. Eso sí, aún le falta un poco para llegar a los casi cinco millones que tiene Pilar Nieto Rubio.


Pero también ha asegurado que hay rasgos de su personaje que reprueba. Como esto va de conspiranoia, nos rechina el nombre de ese personaje central: Pilar Nieto suena sospechosamente a Pilar Rubio, que la intuimos como su némesis total. Rasgos negativos: esta Pilar es una pija sobrevenida y novia controladora –una loca del [censurado] total–, emparejada con un tal Marco que es un actor de teleseries de mierda pero con un “trabajo seguro”. Marco nos suena, por la antipatía que va provocando, a Marco Asensio, quien otrora le disputó a Isco la titularidad como mirlo blanco de la delantera merengue. ¿Deliberado?

En la novela de Sara Sálamo ninguno de los personajes cae del todo bien, en realidad. Hay algo desagradable en todos ellos. Pilar Nieto es una neurótica de manual, Marco un mentiroso patológico, el padre de ella un prejubilado inseguro, su madre una iluminada new age que se ha ligado a un joven grafitero llamado Marcelo –otro nombre para sumar a la conspiranoia– que ella sospecha que, en realidad, es Banksy. El único amor puro sólo se proyecta hacia el perro que la protagonista acaba adoptando y que se llama, no por casualidad, Puma, como la marca deportiva que surte a Isco.

El afecto por el chucho tampoco es casual. A Sara le encantan los perros y se declara cofrade de la religión animalista; una de sus últimas polémicas en Twitter fue por buscar bulla con Cayetano Rivera y criticar la tauromaquia, lo que le aportó una una ovación apasionada de las hordas antifa de las redes. Es más: se ha consolidado como un arquetipo de la guerra cultural, y si comparamos sus rasgos externos más rotundos –piel tostada, cabellera zaína, pómulos a cincel–, así como el alegre desparpajo con el que expresa sus opiniones políticas, Sara Sálamo se perfila como la anti Apolonia Lapiedra que simpatiza con el PP y Cs: una morena despierta –o sea, woke– en lucha eterna contra el #teamfacha. Encima, va ganando.

Al final, han sido unos cuantos tuits y unas pocas stories de Instagram las que han modificado su perfil como celebridad: antes de conectar con Isco y tener a su primer hijo, poca gente sabía realmente de la existencia de Sara Sálamo: trabajaba en series, pisaba alfombras rojas, pero siempre en proyectos de poca solera –a los que se refiere, también à clef, a través del personaje de Marco, empantanado en producciones de televisión baratas al estilo de El secreto de Puente Viejo–. Todavía no ha llegado el gran papel que module una vida profesional de éxito, aunque visto su auge en las redes sociales como portavoz de causas, poco tardará en llegar una productora con una oferta jugosa.


LA INSOPORTABLE LEVEDAD

Como escritora, está por ver cómo le va. Su primera novela tiene un título poco comercial y su prosa, propia de una narradora primeriza, nos genera dudas razonables. Ha explicado en entrevistas que el libro lo ha escrito ella, durante un año, mientras estaba embarazada, y no hay razón para pensar que haya metido mano un ghostwriter–no diremos negro literario por no buscar problemas–: los libros amañados que publican los grandes grupos editoriales tienen siempre una prosa plana, funcionarial, mecánica, y la de Sara, en cambio, es picuda, salpicada con hallazgos sorprendentes –en un giro gongorino, dice fosco en vez de oscuro– en medio de un océano de tópicos por los que expulsarían a cualquiera de un taller de escritura. En 2020 no se puede hablar ya del camarote de los Hermanos Marx cuando nos referimos a un lugar muy concurrido, eso debería ser roja directa.

Decía en una entrevista con Efe que corregir el libro, “cuando cada frase es mejorable”, fue la parte más tediosa del proceso de edición. Nuestro sentido arácnido nos sugiere que quizá debería haber dedicado más tiempo a esa fase tan delicada de la escritura. La Sara Sálamo novelista ni es sublime ni es terrible, ni tiene un estilo rico ni una profundidad de significado en plan Kundera –sí que tendría del autor checo eso que nos remite a la insoportable levedad, que o se conlleva o se cierra el libro–. Hay más influencer que novelista, y el suyo es un producto para jóvenes lectoras de novela rosa hípster con nivel de exigencia laxo, un pasatiempo para la playa, lo que viene a ser lo habitual cuando alguien, en vez de ganar fama escribiendo un libro, escribe un libro porque es famosa.


LA OTRA CRÓNICA EL MUNDO SÁBADO 13 DE JUNIO DE 2020

ECOS DE SOCIEDAD

Mensaje por Invitado » Sab 13 Jun, 2020 3:02 am

LAS CUATRO ESQUINAS

FEDERICO JIMÉNEZ LOSANTOS





SE ABRE LA CAJA FUERTE DE VASILE. Desde que hace dos años largos Telecinco tuviera la nefasta idea de borrar su dependencia de Sálvame (la primera víctima fue el Deluxe de los viernes) no ha reincidido en el error y puede decirse que es una cadena de realities y que toda la programación baila al son del que entonces se emite, mientras prepara el siguiente. Llega ahora La Casa Fuerte, llamado a ser otro éxito económico y llenar la caja fuerte de Vasile. Como en el viejo himno del Real Madrid, hay veteranas –Las mamás de los Suescun y MaríaJesúsRuiz, LeticiaSabater, YolaBerrocal– y noveles del género abdominal, muy trabajados de gimnasio, dispuestos a enseñarlo todo y a traicionar a quien haga falta. En tiempos de NiníMontián, se les habría dicho “de catálogo”, en los de María de Mora, “de portfolio”. Y hoy, popularmente, viceversos, porque vienen de Mujeres, hombres y… Tres son los elementos básicos de este reality: desnudos, peleas y cuernos. ¡Ni que Vasile fuera italiano!



ALEGRÍA MACARENA Y PENA MORA. Muchas son las que, gracias a su palmito y descaro, aspiran a hacerse con la popularidad necesaria al principio, que después dará paso a la dureza y, en la recta final del concurso, a cierta bondad y capacidad de resistencia. La que, sobre infieles clásicas como Fani o fieles discutibles como MaríaJesúsOrtiz, parece favorita es Macarena, novia de RafaMora, el peor vestido de la historia de la televisión y que, cada vez que Macarena lo traiciona, llora. Llevan varios años corneándose –ella– y perdonándose –él–. Una vez le pidió públicamente matrimonio, y nada. Están bien, o sea, mal, así. Macarena, la más influencer de todas, 200.000 seguidores, ilustra muy bien la célebre canción de Los del Río. Que le va a dar alegría a su cuerpo, es seguro; lo que no sabemos aún es con quién. Y Rafa Mora, ¡a lloraaar!




ANABEL PANTOJA Y EL ‘PICHINGLIS’. De la rotunda y jocunda Anabel Pantoja, tras exhibir curvas y una melopea considerable, tuvo que afrontar en Sálvame la resaca de esas imágenes que en vano quiso evitar su novio, el sacrificado Omar. Hasta ahí, todo normal. Contó que tía Isabel le echó una bronca de siete minutos y que su madre también le dijo cosas, pero de efecto más limitado. Lo tremendo llegó cuando Kiko Matamoros, que está hecho un tarzán, le recordó un turbio pasaje de tía Isabel y Maite Zaldívar en años marbelleros. Anabel se airó y, como es de la generación pichinglis, quiso insultarlo en inglés. Pero en vez de pig, o sea, cerdo, le llamó pink, o sea, rosa. Él, más directo, le llamó “pedazo de cerda”. No concretó si jamón o sólo tocino.




99 AÑOS DE DISCRETA INFIDELIDAD. Felipe de Edimburgo, marido de Isabel II, ha cumplido un siglo menos un añito. Y lo ha hecho al estilo de The Crown: sin gestos de amor y simpatía hacia su pareja y medio anunciando unas memorias que serían jugosas. Vive con una antigua amiga íntima, una Camilla como algunas tías de Camilla, adjuntas a la áspera dinastía Windsor, y otras nonagenarias, alguna ya centenaria, con las que bebe para recordar. Si los jóvenes turcos y los cenobios de Grecia hablaran, ¡qué cosas dirían!


EL MUNDO / SÁBADO 13 DE JUNIO DE 2020

Arriba