MEDIOEVO ESPAÑOL...

Publicar una respuesta


Esta pregunta es una forma de evitar inserciones automatizadas por spambots.
Emoticonos
:cry: :blackeye: :up: :loker :fire: :lol: :grin: :calceta: :pinocho: :shock: :mrgreen: :clown: :juas: :>D: :pukeright: :x :bravooo: :sun: :clap: :salute: :happy0021: :sherlock :wave: :cheerleader3 :guitarman: :bobas :up2 :door :glob :smt031 :roll: :king: :FUCK YOU: :blah :kiss :welcome :eat :bowdown2 :eusaprayrf4: :juggle :cool: :walkman :yes: :pc :pale: :jump :amen: [-X :drunk :smoke :angrywife :acomer:
Ver más emoticonos

BBCode está habilitado
[img] está habilitado
[Flash] está habilitado
[url] está habilitado
Emoticonos están habilitados

Revisión de tema
   

Expandir vista Revisión de tema: MEDIOEVO ESPAÑOL...

MEDIOEVO ESPAÑOL...

Mensaje por Invitado » Lun 21 Sep, 2020 2:41 am

Imagen
“NO TENGO LA FE SUFICIENTE PARA AGUANTAR EL MIEDO A LA MUERTE’’ Leyenda viva, mito del toreo. A sus 80 años y 60 de alternativa, el irrepetible e imprevisible torero gitano de Jerez de la Frontera repasa su historia. Y habla de sus emociones, tribulaciones y desengaños.


RAFAEL DE PAULA
YO SOY EL QUE MEJOR HA TOREA DO DE TODOS LOS TIEMPOS

Es una leyenda del toreo. Casi un enigma. Cumple 60 años de alternativa. Sus fieles, más que seguidores, son devotos. En esta entrevista exclusiva despliega sus emociones, miedos y desengaños

ANTONIO LUCAS Y ZABALA DE LA SERNA


Yo le prometí a mi padre, cuando estaba agonizando, que nunca más iba a tener miedo. Pero tengo miedo. Miedo a la muerte. Soy un cobarde». Rafael de Paula es un torero legendario con un aura de penumbras fastuosas. Uno de los dos grandes mitos vivos de la tauromaquia. Gitano de Jerez de la Frontera. 80 años de existencia y 60 de alternativa. Que tomó en Ronda con Julio Aparicio de padrino y Antonio Ordóñez por testigo un 9 de septiembre. Esa tarde alumbró su mito.

A Rafael de Paula se le adivina el agua oscura que le corre en las muñecas, como escribe Felipe Benítez Reyes. Su diferencia abisal es la capacidad de extraer belleza de lo frágil. Su razón taurina es, en verdad, la sinrazón del sentimiento, la esencia del instante que se convierte en eterno por irrepetible, por intraducible, por enfurecido, barroco, inédito. Sin ser contradicción es lo contrario a todo. Su aristocracia está en su raza, en su carácter irregular. Es lo que otros llaman inspiración. Convoca para la entrevista en el Hotel Jerez.

«Ésta puede que sea la definitiva», advierte. A la hora convenida, un imprevisto retrasa la cita: «Me ha fallado el chófer». Media hora después, Rafael de Paula, de guayabera celeste y pantalón marino, irrumpe en el jardín del hotel apoyado en un bastón alto, con zapatos de ante rojo color amapola, un rojo indefinible.

Trae el paso lento y dudoso, la barba de tres días, el pelo racheado de canas bajo una gorra de visera, la espalda quebrada por una fisura en tres vértebras. «Estoy hecho una alcayata», dice. Los ojos siguen condenando lo que ve y el cobre de la piel se ha cuarteado con la edad. Como su voz rasgada. Como si tuviera en la garganta un alambre de verónicas amargas.

Una primera copa de amontillao, el primer Ducados de 100 y se lanza a la conversación bajo la sombra que da una pérgola.

Niega el toreo como una ciencia exacta. Habla también con las manos en ayudados por alto y a veces mece lances por bajo. En cada expresión hay un bronce. Hay días que viaja sobre el iceberg de una tristeza sin remite. Para Rafael de Paula –tan gitano, tan flamenco– no existe el júbilo fácil. Lo suyo viene dictado de algún recodo conmovido que le impulsa por dentro, como un muelle que nunca sabes dónde va a saltar. Esa irritante inestabilidad es, sobre todo, el arte. No es un torero de multitudes, sino de instantes. Capaz de hacer de un par de segundos un exvoto de tiempo ya para siempre fijado.

Imagen

P. Usted arranca en el toreo con la bendición de Juan Belmonte.

R. Así es. Por eso los momentos más felices de mi vida fueron mis días de novillero, cuando conocí a don Juan. Aún no lo había tratado personalmente cuando me enteré de que su hermana había fallecido y decidí ir al entierro. Fui con el único pantalón que tenía, unas alpargatas y una chaqueta de espiguilla que me había dejado un amigo del colegio, rota por el sobaco. Él iba en primera fila con un traje gris marengo impecable, la camisa blanca y la corbata negra. A mí me daba vergüenza que me viesen con esa ropa y estuve en la comitiva muy retraído, como escondiéndome de la gente... Pero ya verán por qué Belmonte era un ser especial: tiempo después de aquello, Bernardo Muñoz, Carnicerito de Málaga [quien luego sería su suegro], me citó una mañana para ir al campo y me avisó de que cogiese capote y muleta. A la hora convenida llegó un coche a la puerta de mi casa y en él iban Bernardo y Pepe Belmonte, el hermano de don Juan. Yo no sabía a dónde íbamos exactamente y después de un rato llegamos a Gómez Cardeña, la finca del maestro. Pepe entró al salón, yo le seguía, y allí estaba el Pasmo de Triana con un traje de corto. Le dijo: «Juan, aquí traigo a un chiquillo que tienes que conocer». Y Belmonte, con su tartamudeo, respondió: «Ya-ya-ya lo conozco. Lo-lo-lo vi en el entierro y creía que era un bailarín». ¡Ese hombre, en aquella situación y con tanta gente alrededor, se había fijado en mí! Eso es bonito. La verdad es que yo tenía cuerpo de torero, muy buenas hechuras. Era muy entipao, sin vanidad. Además, mi forma de andar metiendo la puntera del pie pa dentro me daba un paso distinto. Juan Belmonte se dio cuenta y desde ese día me invitó con frecuencia a Gómez Cardeña, donde algunas veces me echaba hasta seis vacas para mí solo. Y quiso que la novillada de mi presentación fuera suya.

BELMONTE SE FIJÓ EN MÍ. LA VERDAD ES QUE YO TENÍA CUERPO DE TORERO, MUY BUENAS HECHURAS. ERA MUY ‘ENTIPAO’, SIN VANIDAD”


P. ¿Le sugería alguna cosa cuando lo veía torear?

R. Nunca. Eso nunca. Él se sentaba en su palquito de la plaza de tientas y allí observaba en soledad lo que hacíamos con las vacas. Siempre en silencio. Un día su hermano me dijo que me vistiese de corto y me dio un traje que había pertenecido a Manolete. Hasta lo arreglaron para mí. Era una mañana de abril muy bonita en la que Belmonte celebraba algo, no recuerdo qué. También estaban en la finca José María de Cossío, el escultor Sebastián Miranda, la rejoneadora Conchita Citrón, su marido y un ex presidente de la República del Perú… Mucha gente. Cuando la cosa empezó y soltaron la primera vaca, yo me quedé en un burladero con la muleta montada esperando a que saliese alguien. Pero resulta que aquello lo había organizado don Juan para mí. Así que me pongo a torear con la muleta en la mano izquierda y en eso escucho la voz de Belmonte a lo lejos diciéndole a alguien: «Mira cómo le pega el natural y lo liga con el pase de pecho». Cuando oí eso yo me comía la cal de la tapia a bocaos de la emoción. ¡Le estaba gustando!

P. Entonces su referente primero es Juan Belmonte.

R. Vamos a ver, que esto requiere ser precisos. Belmonte es el primer revolucionario del toreo del siglo XX. Y lo es basado en tres conceptos: la pureza, la hondura y el sentimiento. El suyo es un torero de citar a medio pecho, cargando la suerte… Eso es clasicismo. Y además aporta al toreo algo esencial: el temple. Hasta que él no lo trajo el temple no existía en el toreo. El temple, no la quietud, que son cosas distintas. A ver si lo vamos a malentender. Apunte. Belmonte viene revolucionando el toreo, pero deja un solo cabo por atar, que es el toreo en redondo. Y es extraño que en su reaparición del 34 no lo haga. Paula, o sea yo, heredero de esa forma de torear, sí lo hace, rematando el toreo del Pasmo de Triana. Esto no se ha dicho nunca.

P. ¿Qué ve Belmonte de él en sus maneras?

R. No lo sé. Yo no le vi torear, en cine hay muy poca cosa suya. Lo más que sé es por foto. Miren, cuando una madre le da el pecho a su criatura la mece después para que se quede dormida. Pues así manejaba Belmonte el capote. Mece el toreo, como la madre al niño. Y ahí es cuando el toreo se hace realidad. ¿Ustedes se han fijado en la cara de Belmonte? Eso es algo impresionante. Con un color verde oliva único. Y cómo se transformaba delante del toro. Mi dios profesional es Belmonte.

P. Tomó la alternativa en Ronda, el 9 de septiembre de 1960, pero tardó 14 años en confirmar.

R. No tenía prisa. En ese tiempo me llamaban de muchas ferias en el sur y también estuve en Latinoamérica. Solía torear 10 ó 15 corridas al año, no más, pero cuando llegaba la oportunidad de confirmar en Madrid sabía que era para echarme a los leones. Por eso no la aceptaba. Hasta que me llamaron para una corrida de Osborne con José Luis Galloso de padrino y Julio Robles de testigo. Y ésa sí.

P. ¿Qué recuerda de aquella tarde?

R. El pedazo de quite que le hice a un toro de Julio Robles. Fue tremendo. El cuñado del maestro Domingo Ortega, el escritor Pepe Alameda, publicó la crónica de aquella tarde con un título espectacular: El quite que dio la vuelta al mundo. Tiempo después me contactó un joven periodista que había sido amigo de Julio Robles, que en paz descanse, y me comentó que aquel quite fue para él un dolor. Aquel toro suyo funcionó muy bien con el capote, pero en la muleta desapareció. También recuerdo la crónica del director de la revista El Ruedo, Antonio Abad Ojuel: Ha nacido un partido, el paulismo. Eso sucedió el día de mi confirmación.

P. Y ese mismo año de 1974 llega la apoteosis de Vista Alegre, donde comparte cartel con Antonio Bienvenida y Curro Romero.

R. Sólo se hablaba de mí después de aquello. Me llevé todos los premios de Madrid. Toreé de maravilla. Pero ese capote negro de Bienvenida, que fue de Joselito, era mío...

P.¿Cuál sería su trío de ases?

R. Pues se lo voy a decir. Los tres que mejor han toreado desde que el toreo existe, por orden de antigüedad, son: Juan Belmonte, capote y muleta. Antonio Ordóñez, capote y muleta. Lo cito aunque haya sido mi enemigo e hiciera tanto por quitarme de en medio. Y después yo, capote y muleta. Eso es lo que hay.

P. ¿Nadie más?

R. ¿Les parece poco?... ¿Saben lo que me molesta mucho?

P. Usted dirá.

R. Los encasillamientos. A mí me han encasillado con lo de torero de capote. ¡Y con la muleta! ¡Con-la-mu-le-ta! Yo soy el que mejor ha toreado de todos los tiempos. Yo. Sí, yo. Aunque tenga un currículum pobre, soy un torero para la historia. Ya he enumerado a los que creo que han toreado mejor y yo estoy entre ellos.

P. Pertenece a una estirpe de toreros difícil de repetir.

R. Usted dice difícil, yo digo imposible. El toreo ahora ha cambiado mucho y a mal.

P. Hacia dónde.

R. Hacia ningún lugar. La seriedad que había entonces ya no se ve. Desde crío sabía que para destacar había que ser diferente. Y ésa era mi batalla, entre otras. Ser diferente. Así gané al maestro Antonio Ordóñez, al que por otro lado admiraba a pesar de ser un hombre complicado y veleta. Por la mañana era tu padre, tu madre, tu hermano, tu abuela, y por la noche no quería ni verte. Humanamente era un ser muy difícil, aunque extraordinario como torero. Sólo como torero.

P. ¿Cómo se lleva con su leyenda?

R. Hombre... A ver... Mi leyenda... Yo me realizo toreando con profundidad, con hondura. Me siento hondo. Me siento cuando me pongo a compás. Y soy consciente de lo que he sido en el toreo. A los 15 ó 16 años yo no sabía quién era Manolete ni había visto en mi vida una vaca. Menos aún una corrida de toros. Pero en dos años, con 18, ya estaba debutando con picadores... Cada uno es como es. Sé que soy un torero de época, pero mis condiciones físicas me han condicionado totalmente.

P.Las rodillas han sido su condena.

R. En verdad mi condena fue un traumatólogo de Sevilla que no sabía operar rodillas y me destrozó la vida en 1971, cuando fue la primera intervención. Llevo 10 operaciones en las rodillas, cinco en cada una. Si no fuese por esa desgracia, podría haber sido aún mucho más. Ese hombre fue un irresponsable. Su especialidad era la cadera y se metió a hurgarme en las rodillas. Por tanto, tengo claro lo que he sido. Aunque no puedo estar satisfecho... En esta profesión hay que hacer más, pero mis piernas no me lo han permitido. Por una cosa o por otra se me ha escapado el tren.

«EN ESTA PROFESIÓN HAY QUE HACER MÁS, PERO MIS PIERNAS NO ME LO HAN PERMITIDO. MI CONDENA FUE UN TRAUMATÓLOGO DE SEVILLA»


P. ¿Y las muñecas?

R. Tengo las mejores que ha dado el toreo.

P. ¿Para torear como usted lo ha hecho hay que crujirse por dentro?

R. Sin duda. No puede ser de otro modo. Pero el toreo también hay que pensarlo, aunque sea en décimas de segundos. No sólo puede ser emoción, también requiere inteligencia.

P. ¿Se considera un torero bien entendido?

R. La mejor señal de que te entienden es que cuando cuajo un buen toro, que echo el corazón por la boca y me entrego con fatiguitas de muerte, siento que la gente llora. Eso es que te han entendido. Ni oles, ni palmas, ni ná. El llanto, que es la única verdad ante el arte auténtico.

CUANDO ME SENTÍA, LA GENTE LLORABA. NI OLES, NI PALMAS, NI ‘NÁ’. EL LLANTO ES LA ÚNICA VERDAD ANTE EL ARTE AUTÉNTICO”


P. ¿Y al toreo de hoy qué le pasa?

R. Pues que está pobre, vulgar. La mayoría de los toreros de ahora no tiene noción del tiempo de las faenas. Hablo de las figuras.

P. Quiénes.

R. El peruano ese [Roca Rey], el extremeño aquel [Talavante]. Todos, salvo algunas excepciones. Como Morante de la Puebla, el único que sabe torear con el capote. Los demás dan capotás. Qué aburrimiento de gente. ¡Aprendan los tiempos, señores! Además, fíjate cómo se pone la montera el peruano, que parece que lleva un casco. ¡Venga ya! Me dan pena estos toreros jóvenes que sacan de quicio.

P. ¿Ve peligro de extinción en las corridas de toros?

R. Sí. Por la vulgaridad. Vulgaridad en todo. Para empezar, cuando llaman fiesta al toreo. Qué cosas. Fiesta, dicen. La fiesta está en las ferias, pero no en los toros. Tampoco son un espectáculo, que es algo barato.

«EL TOREO DE HOY ESTÁ POBRE. NO HAY NOCIÓN DEL TIEMPO EN LAS FAENAS. VEO PELIGRO DE EXTINCIÓN POR LA VULGARIDAD»


P. Entonces, ¿cómo llamarlo?

R. Pues lo que es: un acontecimiento. Ya lo advertía don José Ortega y Gasset, filósofo. Decía: «Cuando llaman al toreo fiesta me hacen daño». Claro, porque eso es de ignorantes. Y también decía que cuando las corridas de toros se acaben esto ya no será España.

P. Defínase como torero.

R. Soy el arte del toreo… Pero que no me llamen artista. Eso es para los pintores, para los músicos, para los magos… El torero sólo es posible en un hombre o en una mujer de arte. Y yo lo soy de los pies a la cabeza. A mí me gusta el arte, no el artisteo. Y el arte a veces da seres superiores. Pienso en José Bergamín, en Ramón Gaya, en Fernanda de Utrera…

P. Qué mal encaje tiene ese concepto suyo en un momento como éste.

R. Lo sé. Pasa igual con el flamenco. Cuando la gente dice flamenquito lo está degradando. El flamenco también es un arte superior y no es patrimonio de los gitanos. Hay cantaores gachós como don Antonio Chacón o Pepe Marchena, que tienen voces laínas maravillosas. Un cantaor gitano que sepa cantar, nada más que entonándose ya demuestra que es gitano, como Agujetas, Terremoto, Tío Borrico… Pero no es sólo cosa de gitanos.

Imagen

P. ¿Cuál es su palo?

R. Si es buen flamenco, todos. Pero si tengo que elegir, la soleá.

P. ¿Qué han aportado los gitanos al toreo?

R. Miren, en 1981 estuve en México y allí conocí a Cagancho, un gitano de Triana. Tampoco lo vi torear, pero en las fotos se aprecia que fue un torero con arte. El compás, que es algo muy gitano, es muy importante. Y no sólo en el toreo, sino para ir por la vida. El compás. Aunque quien ha toreado mejor que todos fui yo, y seré yo, y además nadie lo podrá repetir. Los gitanos, excepto Cagancho y su primo Curro Puya, no tienen buen concepto torero.

P. Decía Bergamín: «Sólo creo en un milagro, se llama Rafael de Paula».

R. Qué bueno era. Caminaba como un pajarillo. Decía que hablaba con Jesús, el hijo de Dios. Yo eso no lo sé, pero qué ser humano más excepcional

P.¿La edad le ha hecho más escéptico?

R. A lo mejor. Lo que tengo es miedo.

P. ¿A qué?

R. No me quiero morir. Y tampoco tengo la fe que quisiera para aguantar el miedo.

«LO QUE TENGO ES MIEDO. NO ME QUIERO MORIR. Y TAMPOCO TENGO LA FE QUE QUISIERA PARA AGUANTARLO»


P. No suele hablar de religión…

R. Tampoco me preguntan.

P.¿Cree en algo?

R. Creo en algo, pero no tengo fe. No tengo la suficiente. Creo que después de la muerte no hay nada. Y eso me asusta. Es que no soy valiente. No lo soy. Me acuerdo de mi padre y de mi hermano José. Mi padre era un hombre muy valiente y cuando estaba agonizando, con 69 años, le prometí que no iba a tener más miedo en la vida. Le decía: «Padre, no voy a tener más miedo. Se lo prometo». Y le he traicionado. [Llora desolado]. Él era un hombre sin miedo a la muerte. Estuvo agonizando seis días. Me pidió que lo sacara del hospital para morir en casa. Era en 1968. Yo toreaba en Huelva y cuando terminó la corrida no llegué para estar con él. Ya había muerto. Me porté mal con mi padre, que era tan bueno y trabajador. No cumplí mi promesa. Soy un cobarde.

P. ¿Qué le ilusiona?

R. Torear unas vaquitas en el campo, pero no puedo. Qué más quisiera yo.

P. ¿Cómo ha vivido esta situación de pandemia y confinamiento?

R. Pues encerrado en mi casa, como tanta gente. Con inquietud. Pero la que me ha hecho mal es la televisión, dando cada día noticias horrorosas. La vida ha cambiado mucho. La humanidad entera va a salir muy distinta de lo que hasta ahora ha sido.

P. ¿Concebiría torear a plaza vacía, sólo con la presencia de la televisión por testigo?

R. No, hombre, no. ¿Cómo voy a vestirme de torero para el cemento? Eso es impensable. ¿Qué es una plaza de toros vacía? Cemento, cemento, cemento.

MEDIOEVO ESPAÑOL...

Mensaje por Invitado » Mar 15 Sep, 2020 12:11 am


El director de orquesta británico Karel Mark Chichon explica su afición a los Toros.

MEDIOEVO ESPAÑOL...

Mensaje por Invitado » Mar 08 Sep, 2020 10:19 pm

Variada y entretenida corrida, con indulto del toro Muralista de Victorino Martín y máximos trofeos simbólicos para Rubén Pinar. Alberto Lamelas corta dos orejas y una Curro Díaz.

Re: MEDIOEVO ESPAÑOL...

Mensaje por Assia » Jue 20 Ago, 2020 3:47 am

Lo que he encontrado en el libro del PAPA NEGRO, padre de los Bienvenidas. Hace unos dias 1 kotorra escribio que Manolete era adicto a la cocaina, al Whisky e mujeres.

Como ya dije en este Tema, en la historia de la tauromaquia solo han habido 2 toreros que amaban mas a sus madres qu a ellos mismos: EL REY DE LOS TOREROS (Joselito) y el CALIFA DE CORDOBA (Manolete)

Segun el libro del PAPA NEGRO, Manolete estaba muy enamordo de Lupe Sino, 1 actriz con 1 pasado muy dudoso. Dona Angustia, la madre de Manolete NO la podia ver ni en pintura y hasta amenazo a Manolete que si se casaba con esa pvta, JAMAS la dejaria entrar en su casa.

Lupe Sino lo sabia y segun ese libro, casi volvio loco a Manolete furiosa queriendo casarse con el, en Mexico. Como Manolete NO quiso casarse en secreto en Mexico, pillo 1 depresion por los desplantes e insultos de Lupe Sino llamandalo: ''NINO DE MAMA'' Fue por ese tempo donde se remureo entre amigos de Manolete que Lupe Sino se asusto de verlo tan deprimido y dicen (RUMORES) que le dio a probar a Manolete, la cocaina para animarlo. Manolete la probo segun los rumores, pero la rechazo porque no queria estar euforico por unas horas.

De lo que paso al regresar de Mexico lo lei en 1 biogrfia de Manolete. Desde Mexico volaron a Nueva York, Lupe Sino vio 1 joya muy cara en 1 escaparate, se empeno en que se la comprara Manolete. 1 vez dentro de joyeria, Manolete le pidio a Lupe Sino que eligiera 1 broche…? para regalarselo a su madre, Lupe Sino se nego y dijo que NO eligeria NADA para 1 mujer que impide que su hijo se case con ella. Regresaron a Espana, en el mismo avion pero separados, solo cuando vieron fotografos esperandoles, sonrieron a los fotografos como si NO hubieran peleados los 2 en Nueva York. Disculpad porque lo escribo de memoria.

No se, muy enamorado estaria Manolete de Lupe Sino, pero cuando se estaba muriendo en el hospital de Linares, SOLO PEDIA VER A SU MADRE Y AL PARECER SE OLVIDO DE LUPE SINO QUE EL APODERADO Y ALBACEA DE MANOLETE, NO LA DEJARON ENTRAR POR TEMOR A QUE LLEGARA DONA ANGUSTIA (VIAJABA DEDE SAN SEBASTIA A LINARES) Y VIERA A LUPE SINO JUNTO A 1 MANOLTE MORIBUNDO.
Manolete NUNCA A la hora de su muerte pidio ver a su amente y ese fue el motivo por lo que el apoderado y albacea de Maolete NO dejaron entrar a Lupe Sino en la habitacion donde moria Manolete si Manolete no la llamaba, pero Manolete SOLO LLAMABA A SU MADRE.
NOO Y NOOO, MANOLTE NUNCA FUE ADICTO A LA COCAINA NI AL ALCOHOL SI MANOLTE TOREABA TOROS DE MIURA Y DE CASTAS DURAS Y NO LO QUE TOREAN HOY, ESAS MALAS LLAMADAS ''FIGURAS DEL TOREO''

MEDIOEVO ESPAÑOL...

Mensaje por MILAGRO » Sab 15 Ago, 2020 12:23 am

DE ''CARIA LA SANLUQUENA'' DE QUE ''ENRIQUE PONCE ES UN FUERA DE SERIE'' Bueno, en ''posturitas chulas, delante de un novillete con la cornamenta ''forra'' SI ES:'' UN ''FUERA DE SERIE'' El critico taurino de EL PAIS, Antonio Lorca escribio hace 2 temporadas: '' ENRIQUE PONCE NO SE VA NI CON AGUA CALIENTE''
AH, PERO HOY, DIA 15 DE AGOSTO, SALE EN PROCESION LA PATRONA E TU PUEBLO:'' CARIA LA SANLUQUENA'' Quien sabe si es Paloma Cuevas la // TRAS LA VIRGEN SANLUQUENA// UNA MUJER VA EN LUTA/// PREGUNTA QUE QUIEN SERIA// NADIE DA CONTESTACION// EL VIENTO EN BAJO DE GUIA// DICEN QUE AL AGUA DECIA// LA PERDIO SU CORAZON//

MEDIOEVO ESPAÑOL...

Mensaje por Yoly » Vie 14 Ago, 2020 5:32 pm

Enrique Ponce es un fuera de serie.

MEDIOEVO ESPAÑOL...

Mensaje por Invitado » Vie 14 Ago, 2020 12:17 pm


Toros en El Puerto 6 de Agosto de 2020
Corrida conmemorativa del 140 aniversario de la plaza real de El Puerto de Santa María. Himno de España, paseillo y minuto de silencio con toque de oración por las víctimas del covid-19.
Enrique Ponce, Morante de la Puebla y Pablo Aguado con toros de Juan Pedro Domecq.

MEDIOEVO ESPAÑOL...

Mensaje por Invitado » Jue 06 Ago, 2020 3:33 am


Toros Osuna 1 de Agosto 2020
Diego Ventura, Enrique Ponce y Javier Conde

MEDIOEVO ESPAÑOL...

Mensaje por Moratalaz sombrio » Mié 05 Ago, 2020 5:00 pm

Estas polémicas recurrentes aportan muy poco y evidencian intolerancia hacia quien tiene otros puntos de vista. Ante esto surge el verbo valiente de Miguel Ríos alzándose contra todo tipo de intolerancia y dando las gracias y la bienvenida a los hijos del rock and roll. Respetemos el noble y tradicional arte de la tauromaquia

MEDIOEVO ESPAÑOL...

Mensaje por Invitado » Lun 03 Ago, 2020 2:39 am

Al Toro Por Los Cuernos

Esta noche he visto la corrida televisada desde Osuna por Canal Sur.
Diego Ventura por encima de dos toros descastados de su propia ganadería.
Para los de a pie, novillotes de Julio de la Puerta, con casta, que había que torear.
Enrique Ponce ya se ha decantado totalmente por el toreo manierista y de postura, sin llevar a los toros toreados. Decadencia muy bien disimulada. Las orejas, de todo a cien.
Actuación patética de Javier Conde, totalmente asustado e impotente. Mal en el tercero y tres avisos en el sexto.
Hacía muchos años que no veíamos a un torero hacer tanto el ridículo.
Además el horrendo vestidito picassiano del personaje, aconsejaba una denuncia en el juzgado de guardia...

MEDIOEVO ESPAÑOL...

Mensaje por Invitado » Dom 02 Ago, 2020 8:57 pm



Vier spanische Pasodobles

Pascual Marquina Narro: „España cañí“
Santiago Lope: „Gallito“ (Der kleine Hahn) und „Gerona“
Manuel Penella: Pasodoble aus EL GATO MONTÉS

MEDIOEVO ESPAÑOL...

Mensaje por Invitado » Dom 02 Ago, 2020 3:19 am

Enrique Ponce muy en torero con este toro,entregado,muy agusto ligandole muletazos de calidad,tenia la puerta grande pero lo estropea con el descabello,una oreja



Parecia que si con el capote pero Javier Conde termino dando la espantada y el final de verguenza,para hacer esa papeleta que no vuelva a torear,esto es dar vida a los antis,al final vivo para los corrales

MEDIOEVO ESPAÑOL...

Mensaje por Invitado » Sab 01 Ago, 2020 3:34 am

MEDIOEVO ESPAÑOL...

Mensaje por Invitado » Sab 01 Ago, 2020 2:58 am

Imagen

Enrique Ponce: "Diga lo que diga, van a hablar. Estoy saturado"

El maestro de Chiva es el torero que más paseíllos de la nueva normalidad tiene firmados. Reaparece este sábado en Osuna

GONZALO I. BIENVENIDA

Es el hombre del momento. Reaparece en la plaza de toros de Osuna atrapado en una marea mediática que no cesa. Enrique Ponce, sin embargo, se refugia en el toreo. La vocación de su vida, la profesión en la que ha conseguido lo máximo. Con treinta temporadas de alternativa a sus espaldas, ha asumido una vez más la responsabilidad de figura clásica del toreo. Es el torero que más va a torear del escalafón. No quiere polemizar sobre el tema de conversación más recurrente de este verano: "Diga lo que diga, van a hablar". Colaborador de Tauroten, suma diez fechas en el mes de agosto: Navas de San Juan, Huelva, Plasencia, El Puerto, El Espinar, Fuengirola... Ejemplo de compromiso para los matadores jóvenes y no tan jóvenes.

Dicen que está viviendo su segunda juventud, pero en el mundo del toro se sabe que nunca terminó la primera. A diferencia de otros toreros, usted ha decidido torear en todas las plazas donde le han llamado ¿Por qué?

Son momentos de olvidarse de los intereses de uno y mirar por el interés del toreo. Habría sido muy grave dejar la temporada sin toros. Me siento comprometido con la fiesta, no es momento de duda, hay que tirar hacia delante con las limitaciones necesarias para garantizar la seguridad de los aficionados, pero dar toros.

¿En algún momento pensó en dejar el año taurino en blanco?

La verdad es que no. Durante el confinamiento hablaba con Juan [Juan Ruiz, su apoderado] y coincidíamos en que no podía quedarse este año sin toros pensando en las cuadrillas, en los ganaderos y en todos los sectores que dependen del mundo del toro. Pido ahora al aficionado que responda porque se está haciendo un esfuerzo grande por echar hacia delante todas las corridas.

Habla de las cuadrillas con preocupación. ¿Qué le ha parecido el trato del Gobierno a los profesionales taurinos?

El Gobierno ha dado una de cal y otra de arena. El ministro de Cultura nos recibió con buena disposición, pero luego a la hora de la verdad su forma de actuar con los profesionales taurinos ha sido indignante. Dijeron que las ayudas no iban a dejar a nadie atrás. Sin embargo, a los banderilleros y picadores, cuando las han pedido, se las han denegado. No se puede consentir esa discriminación. El trato del Gobierno a la fiesta es intolerable.

Tras el inicio de su temporada en Olivenza, llegó el confinamiento con la cancelación de ferias en cascada. ¿Cómo lo ha vivido?

No he parado de torear en el campo desde que empecé la temporada. He estado entrenando todo el tiempo, con vacas, con toros, salvo algunos días que me he tomado libres. Estoy preparado para empezar y torear en cualquier sitio.

¿Cómo está llevando estar en el foco mediático?

Lo siento pero no quiero entrar ahí, prefiero no hablar de nada relacionado con eso. Diga lo que diga, van a hablar. Estoy saturado.

Un silencio se prolonga en la fluida conversación con el maestro. Volvemos al toreo, a la actividad que ha sido su vida desde que comenzara de becerrista siendo un niño prodigio. Este año, salvo contadas excepciones, protagonizará los carteles como figura central.

No le ha importado abrir carteles a los toreros nuevos que vienen por detrás.

Por las restricciones de aforo no se pueden hacer carteles tan fuertes como en temporadas anteriores, es el momento de dar sitio a toreros con proyección. Se están haciendo combinaciones muy atractivas. Esperemos que la gente disfrute.

Ya se han agotado las entradas para la corrida de El Puerto de Santa María en la que alternará la próxima semana con Morante de la Puebla y Pablo Aguado. ¿Qué supone volver a esa plaza que le vio reaparecer el año pasado tras el duro percance que sufrió?

Me motiva mucho esa tarde. El Puerto es una de mis plazas, he triunfado muchas veces en ella. El año pasado indulté a Fantasía de Juan Pedro Domecq en esa tarde tan especial.

Se conmemorarán los 140 años de la Plaza Real en la que un azulejo recuerda la famosa frase de Joselito el Gallo: "Quien no ha visto toros en El Puerto, no sabe lo que es un día de toros". Una referencia, cien años después de su muerte.

Joselito fue la gran figura del siglo XX. Fue muy grande, se implicó en la fiesta en todos los sentidos desde la selección del toro bravo en las ganaderías hasta idear las plazas de toros monumentales. Cien años después seguimos hablando de él. Un referente para todos. Hizo todo antes de cumplir 25 años, que fue cuando murió. Junto a Belmonte, inició el toreo en redondo como lo conocemos hoy.

MEDIOEVO ESPAÑOL...

Mensaje por Invitado » Lun 27 Jul, 2020 2:49 am

Imagen

Morante de la Puebla: "El Gobierno y sus televisiones quieren acabar con nuestra identidad"

Torero, de Vox, aficionado a los gallos de pelea y cazador, Morante de la Puebla es cualquier cosa menos un acomplejado: "Esta no es una democracia real. Me han obligado a tomar partido"

JUAN DIEGO MADUEÑO


Morante de la Puebla le habla al gallo de pelea que ha traído a la plaza de toros de El Puerto. "Oye". No le hace demasiado caso. El gallo corretea por el filo de las tablas. Le falta la cresta, tiene un espolón romo y las plumas reflejan el color verde de los imperios caídos, como si fuese la capa de un rey azteca desorientado. El esportón donde viaja lleva bordado el lema 'Dejen paso al campeón'. Y será un campeón pero cuando se gira y amaga con responder al torero, recuerda a las gallinas.

Morante le toca el pescuezo para que saque pecho el gallo de Alcalá que hace equilibrios por los burladeros. "No es muy especial. Es uno de los que tenemos. Al año sacamos siete, ocho, como mucho diez", habla de la afición a medias con el Lili, su banderillero de toda la vida. "Quería aclarar... No me gusta aclarar lo que está aclarado. Este Gobierno y sus televisiones quieren acabar con nuestras tradiciones. Con nuestra identidad".

En Sálvame aparecieron unas fotografías de Morante asistiendo a una pelea de gallos. Lo acusaron de haber cometido una ilegalidad. "No veo el programa. Avisaron a mi mujer, que me preguntó qué había hecho. Pensaba que iba a la cárcel. ¿Qué voy a hacer? Si una de las fotos la subí yo a Instagram. Le dije que estuviera tranquila. Seguramente no sabían que las riñas de gallos, a mí me gusta llamarlas riñas porque tienen reglas, son legales en Andalucía y Canarias".

Las ayudas del Gobierno a las televisiones tienen, según él, la culpa de "los ataques" que sufre. "¿Ayudas? Se podría llamar de otra forma. Jorge Javier es uno de los que cobra del Gobierno. Sí, sí, cobra del Gobierno. Fíjate. Pedro Sánchez dijo en su programa que nunca lo verían en una plaza de toros. Y es la única verdad que ha mantenido en todo este tiempo", se refiere a la gestión que ha hecho el Ejecutivo de la pandemia.


¿Crueles las riñas de gallos? Hay gente con distintos tipos de sensibilidades. ¿Cuál es la buena?



Su padre le llevó de niño a los reñideros. "Nuestra cultura está muy ligada a los gallos de pelea. La tripulación de Hernán Cortés llevaba gallos para entretenerse en los viajes. Son los valores que me han transmitido. Toda nación antigua como España sufre este tipo de ataques de arriba. Entiendo que haya culturas nuevas como Nueva York que no tienen ni idea. Venimos del mundo rural, de las tradiciones, mi padre me enseñó cosas fundamentales que me sirven para mantenerme en la vida con cierto rumbo. No somos hijos de una lavadora", analiza. Su filosofía es sencilla. "¿Crueles las riñas de gallos? Hay gente con distintos tipos de sensibilidades. ¿Cuál es la buena?".

El panamá protege la llama. Arde el Partagás número 2 con la vitola del centenario de Joselito, el homenaje pendiente de 2020. "El año está gafado. A ver si se pasa la mierda ésta. Los toros son una celebración, no la tristeza de las mascarillas. Pero no es problema de Joselito. A Rafael el Gallo le gustaban mucho las riñas. A Joselito, como estaba siempre toreando, no le dio tiempo a nada".

El próximo 6 de agosto hará el paseíllo en El Puerto de Santa María por el 140 aniversario de la plaza que Gallito convirtió en mito con una frase. Y Morante, del mausoleo del cementerio de San Fernando de Sevilla al gallo hipnotizado por el flash de la cámara que sujeta como una alegoría del ídolo que murió en Talavera, se detiene debajo del azulejo del patio de cuadrillas a releer la famosa sentencia cerrando el bucle de celebraciones, efemérides y metáforas atascadas por la pandemia. "Me siento identificado con El Puerto. Es una plaza con una sensibilidad sevillana. Y Garzón es muy buen empresario y sería muy buen apoderado mío", reconoce. "Si hubiera puesto a Ureña, se lo reprocharían. Conoce bien esta plaza. Se merece estar Ureña y no sólo Ureña, sino todos, y quizá ni yo, pero los carteles tienen que atraer al público. El aficionado no va a los toros".

Imagen

Torero, de Vox, aficionado a los gallos de pelea y cazador por las marismas, Morante no tiene un perfil que encaje en el mainstream. Es el hombre a batir. "Me gustan mucho los pringles spanier. A mí no me gustan las escopetas. Ese ruido no me gusta. Me gusta que el perro busque la pieza, que la coja, me la traiga, que no pare, acompañarlo. Lo que es la caza sólo con perro", a los que pone nombres de futbolistas. El Zizou o el Marcelo. Su protagonismo político le ha hecho perder partidarios. "Eso dicen los acomplejados. Los que no son valientes. Una posición cómoda es no meterse en política. Tenía la necesidad. Entendí que en democracia todo es política. Hasta beber agua del grifo. En una dictadura no, porque es lo que diga el dictador y se acabó".

-'Lo personal es político' es una posición muy de izquierdas

-Esta no es una democracia real. Me han obligado a tomar partido.


Esta no es una democracia real. Me han obligado a tomar partido



Morante es el discípulo perdido de García Trevijano. "Era socialista. Mi familia votaba al PSOE cuando era moderado. Don Antonio decía que del error se puede salir, pero que lo complicado es salir de la confusión y España vive momentos de confusión política". Vox al principio le sonaba mal. "¿Vox? ¿Eso qué es? Si tiene nombre de videojuego, así cómo va a ganar. Estaba preocupado porque no había nadie como Trump que defendiera a las poblaciones rurales. Me presentaron a Santiago Abascal. Nadie sabía que podría sacar tantos votos. Ahora es un partido decisivo con capacidad para gobernar". Y tiene cierta responsabilidad. "Es complicado. A mí me gustaba ser anónimo. Salir, entrar. El otro día llamé a Santiago para explicarle lo de los gallos y me dijo que no preocupara". El resto de toreros le acusa de politizar los toros. "Si a Ordóñez le hubieran hecho pintadas en la finca, le hubieran insultado o llamado asesinado llegando a una plaza de toros habría hecho lo mismo".

Las figuras se reunieron en casa de Roca Rey en mayo. Dos meses antes de que se acabe la temporada, los compromisos de aquella cumbre, que tenía el objetivo de salvar el año, siguen en el aire. "No sé qué acuerdos eran. Yo no llegué a ningún acuerdo. Algunos querían las subvenciones del cine. No quiero ser subvencionado. Que les den ayudas a las cuadrillas, lo que les deben y ya está. Nosotros a torear". Los banderilleros se movilizaron frente al ministerio de trabajo para llamar la atención sobre la discriminación que sufren, a su juicio, en la distribución de las ayudas del Sepe. "Muchas familias lo están pasando mal. Pero como le dije a Lili, lo que tenían que haber hecho es ir después directamente a Las Ventas a pedir trabajo, ¿sabes o no? El ministro de Cultura va a pensar que somos tontos. Pedimos su dimisión y ahora que se puede dar toros en Madrid no se dan".

-¿Torearías en Madrid en Otoño?

-Sería una cosa interesante. Iría a Madrid, sí. Si ya iba a ir dos tardes a ezo [Feria de San Isidro]. Las condiciones de Madrid son las mejores de España para dar toros. Pero no quieren.

Ayuso y Almeida firmaron una alianza para la promoción de la tauromaquia. "Si nos vamos a poner a largar del PP, apaga y vámonos. Siempre hacen lo mismo. De boquita todo, haciéndose fotos con los capotes", mueve los brazos imitándolos. "A la hora de la verdad, el PP con los toros no se moja. Son hipócritas".

No entiende que la Fundación Toro de Lidia quiera explicarlo todo. "El toreo es un misterio. Si alguien tiene la sensibilidad y lo entiende, pues bienvenido. Como Hemingway, que se integró perfectamente. Si no, no pasa nada. Ahora quieren explicarlo todo, hacer lobbies, wikis, no sé, yo soy mucho más práctico. Tiene todos los datos. Hablan de millones. Aunque no le demos trabajo a nadie no se puede prohibir la tauromaquia porque forma parte de nuestra identidad. Los gallos de pelea cuestan el dinero. Es una afición. ¿A quién da de comer? A nadie. ¿Hay que prohibirlos? No. ¿Hay que explicar el narcotráfico? Como mueve mucho dinero, ¿es mejor?", reflexiona.

El espectador sólo quiere amortizar la entrada.

Me niego a explicarle al espectador que hay veces que se puede o no se puede. Valoran mediocridades. Voluntandes. Tampoco soy quien para enfadarme con el espectador. Le echo la culpa a la prensa más bien televisiva. Están hablando. Se hacen programas de entretenimiento. Esto es más serio. Todo el día blablablabla. El silencio todo lo descubre.

¿Por qué ha decidido colaborar con Tauroten?

No pertenezco ni colaboro. Vamos a hacer cuatro o cinco cositas. Sin los comentarios. Lo primero es con Rafael de Paula en el campo. Cuando haya una cosa interesante, los aviso. ¿Que han recibido los abonados de Ignacio Frauca [director del canal Toros] en este tiempo? Sólo la factura.

¿Le ha decepcionado Don Juan Carlos?

Bueno, siempre se ha hablado de lo que hacía por ahí, ¿no? Sus escarceos no son ninguna novedad. Con lo del dinero no puedo estar de acuerdo. Abascal me dice que no estoy muy a favor de la Corona. Soy crítico con todo. No tengo una idea fija. Y le respondo que la Corona me gusta mucho pero lo que no me gusta a veces es quien la lleva puesta.

En una pancarta en su pueblo lo llaman 'el rey de los toreros'.

Esos son mis hooligans. Todas estas cosas a mí me dan un poco de vergüenza.

Morante no está aburrido. "Para concentrar la atención en un material más puro uno se tiene que deshacer de las posturas, de lo accesorio. Y estoy en ello". Quién sabe si éste era el año. "Tengo una espina clavada en Las Ventas. La Puerta Grande. Madrid es difícil. Está todo a la contra. El público es intransigente. Chilla. Hay que comprar la lotería aunque no tengas ganas. A lo mejor un día me toca. Como muchos me dicen que si me falta la Puerta Grande, puede que el día que la abra decida no salir a hombros. Ea".

Arriba